viernes 18 de abril
Cotización del DÓLAR
G 4380
compra
G 4480
venta
DÓLAR
G 4380
compra
G 4480
venta
PESO AR
G 430
compra
G 475
venta
REAL
G 1900
compra
G 1970
venta
PESO UY
G 190
compra
G 280
venta
EURO
G 5900
compra
G 6220
venta
YEN
G 36
compra
G 44
venta
clima
20º C
Tormentas
viernes 2 de marzo de 2012, 21:54

Derecheras, un camino que conduce a sojeros

El ojo despierto

0
Imprimir Agrandar Achicar

El castellano paraguayo -ese que nosotros reinventamos a partir de la matriz proporcionada por la lengua que Cervantes ayudó a consolidar y que llegó con los conquistadores españoles- está lleno de perlas.

Hay vocablos que, pensando con cierta lógica, parecen apuntar en su significado a un lado y, sin embargo, tienen otras direcciones. Por ejemplo, arribar no es llegar sino subir una cuesta; normal es anormal; señear no es entregar una seña de trato, sino hacer un gesto en un código que el interlocutor comparte y aprueba.

Con ese esquema verbal hay que entender una voz que en estos días -a partir del mbaipy nde'áva que hierve en Ñacunday- resucita para recordarnos el lado más oscuro del tráfico de tierra en el Paraguay.

Es la palabra derechera. De buenas a primeras, parece remitir a lo recto, sin desviación. O a lo que está en el lado derecho de algo.

Sin embargo, hace referencia al derecho de posesión de la tierra. Vender la derechera es otorgar a otro -de manera verbal, por lo general, aunque por la desconfianza reinante en las últimas décadas, con un recibo de por medio con mención del objeto de la transacción- el derecho de usufructo previo pago de una suma de dinero, por supuesto.

Ese comercio operaba y opera de este modo. El Instituto de Bienestar Rural (IBR), en tiempos del dictador Stroessner, y el Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra (Indert), en democracia, da el derecho de ocupación a quien solicita la tierra (lote rural o urbano) a ser pagada en cuotas. Cuando se abona la totalidad del precio de la parcela, titula el Indert.

Sin embargo, los que solicitan la propiedad -sin estar habilitados a ello porque lo concedido no se puede vender por un lapso de 10 años- venden su derechera (el derecho de posesión) a un segundo propietario; este lo hace a un tercero y este a un cuarto. Ha oho hína. La tierra ndaikuatiái, no tiene papel (en el castellano paraguayo, título), pero pasa de dueño a dueño sin obstáculo alguno.

Si por ahí el cuarto o el quinto se queda en la tierra tiene que encontrar al primero para que este la titule y le transfiera -tras cumplirse un tiempo establecido en el Estatuto Agrario- al nuevo propietario. Si aquel murió, se fue a Buenos Aires o está en alguna lejana ocupación, amóntema. Técnicamente, el Indert sigue siendo la propietaria.

Hoy, muchas de esas derecheras pueden estar en manos de sembradores de soja.

A averiguar la situación de las derecheras es que se lanza el interventor del Indert Emilio Camacho. Menuda tarea le espera al constitucionalista.

Lo que va a constatar in situ, muy probablemente, es que muy pocos propietarios originales permanecen en sus lotes. Y que la mayor parte de la tierra está en manos de sojeros que un día habrán ofrecido por la derechera 20 millones, después 30 y terminaron comprando por 50 millones de guaraníes.

Comentarios
0 Comentarios
Blogs

Hi'äma jaiko poräve

Mario Rubén Álvarez

El Pato Donald sale a cazar guerrilleros

Andrés Colmán Gutiérrez

Indignados con humor y creatividad

Andrés Colmán Gutiérrez

Víctor Bogado akäre ho'a ita

Mario Rubén Álvarez

Aplicaciones paraguayas en android

Tecnoblogía
Samuel Giubi

Primera Dama, último acto

Andrés Colmán Gutiérrez

Tape pyahu, nuevo rumbo

Mario Rubén Álvarez

Sojerokuéra oñembotavy

Mario Rubén Álvarez

Réquiem por un celular

Andrés Colmán Gutiérrez

Un tembloroso bisturí

Luis Bareiro
Luis Bareiro

Parlamento "pyahu"

Mario Rubén Álvarez

¿Máva piko la anónimu?

MANDIOCA REPUBLIC
Andrés Colmán Gutiérrez

Jaguata oñondive

Ñe’ë guarani veve
Mario Rubén Álvarez

Acerca de los muertos que no mueren

Reflexiones desde el cine
Emmanuel Báez