24 de septiembre
Sábado
Muy nublado
12°
24°
Domingo
Despejado
12°
28°
Lunes
Despejado
13°
30°
Martes
Despejado
16°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Editorial
lunes 12 de septiembre de 2016, 01:00

Denuncias mediáticas le restan seriedad al partido de gobierno

Las reiteradas denuncias mediáticas de algunos dirigentes del Partido Colorado, acusando a políticos de la oposición de tener vínculos con el grupo armado criminal Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), hasta ahora no se han sostenido en ninguna evidencia a ser tenida en cuenta. La pretensión de que las versiones sean investigadas de oficio por el Ministerio Público ha sido desmontada por el propio fiscal general del Estado, Javier Díaz Verón, al afirmar que "en política se dice cualquier cosa", y que para abrir una investigación se requiere contar con indicios serios, lo cual hasta ahora no se ha demostrado. Se espera que por ser la ANR el partido de gobierno, sus directivos tengan más responsabilidad al hacer tan graves acusaciones. De lo contrario irán perdiendo más credibilidad ante la ciudadanía.

Tras el grave atentado en que murieron 8 militares de la Fuerza de Tarea Conjunta en la zona de Arroyito, Concepción, en un ataque atribuido al autodenominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), varios voceros del Gobierno y directivos importantes del Partido Colorado han insistido en acusar a dirigentes de la oposición de tener vinculaciones con el grupo armado criminal.

El propio ministro del Interior, Francisco De Vargas, acusó a los dirigentes del Partido Democrático Progresista (PDP), Rafael Filizzola y Arnaldo Giuzzio, de estar vinculados al EPP, en el primer caso por aparecer en una antigua foto con uno de los actuales integrantes del grupo armado, y en el segundo caso por haber visitado en la cárcel a dos personas enjuiciadas por secuestro. A pesar de que ambos casos han sido debidamente explicados, la denuncia es reiterada cada tanto por otros dirigentes de la ANR y voceros del Gobierno, pero solo por los medios de comunicación, sin acercar ninguna denuncia formal ante la Fiscalía o la Justicia.

Javier Zacarías Irún, vicepresidente del Partido Colorado y asesor político del presidente Horacio Cartes, fue más enfático tras una reunión en Mburuvicha Róga, al acusar al Frente Guasu, organización política liderada por el ex presidente Fernando Lugo, de ser "el brazo político del EPP", sin mencionar más fundamentos que antiguas versiones ya desechadas en los propios juicios por secuestro, por no aportar ninguna evidencia concreta.

Otro caso que tuvo gran resonancia mediática fue el discurso que el ministro de Industria y Comercio, Gustavo Leite, pronunció durante la inauguración de la Expo Norte, en Concepción, al amenazar con "fumigar a todas las ratas", incluyendo al EPP y a sus "amigos políticos", a quienes acusó de "legionarios del siglo XXI".

En ninguno de los casos, sin embargo, han presentado denuncias concretas ante la Fiscalía y la Justicia, pero han demandado que el Ministerio Público abriera investigaciones de oficio ante las graves acusaciones. Esta pretensión ha sido respondida por el propio fiscal general del Estado, Javier Díaz Verón, quien ha calificado las versiones de "poco serias", al afirmar que "en política se dice cualquier cosa", y además asegurar: "En el momento en que tengamos elementos de convicción que signifiquen la posibilidad cierta de la comisión de un ilícito, vamos a abrir una investigación de oficio".

Ante esta situación, resalta la gran irresponsabilidad de los exponentes del Ejecutivo y sobre todo de los dirigentes colorados. Se espera que por ser la ANR el partido de gobierno, sus directivos tengan más seriedad al hacer tan graves acusaciones. De lo contrario irán perdiendo más credibilidad ante la ciudadanía.