8 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Lluvioso
20°
26°
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
martes 26 de julio de 2016, 01:00

Denuncian accidentes con jeringas contaminadas

En la cornisa. Enfermeros y personal de la salud siempre están expuestos a padecer percances en su delicada labor. Más aun cuando entre el apuro y los nervios deben manipular jeringas y suministros para pacientes con VIH. A raíz de estas situaciones ocurren los accidentes que ponen en una situación difícil a estos trabajadores.

La licenciada María Concepción Chávez, presidenta de la Asociación Paraguaya de Enfermeras, menciona que en los últimos dos años unas diez colegas suyas tuvieron accidentes con pacientes infectados con VIH. Describe además que estas trabajadoras fueron rápidamente atendidas. Sin embargo, la medicación antirretroviral representó un calvario para ellas.

Contó que la situación generó ansiedad, nervios e incluso depresión en las afectadas. A esto se sumaron los efectos secundarios que producen los antirretrovirales, tales como náuseas, dolores de cabeza y vómitos.

Denunció que los hospitales no dan el tiempo suficiente de descanso a las pacientes, ya que a la semana deben de retomar sus labores. Explica además que el uso de las jeringas encapuchables debe dejarse de lado en el país.

Embed

Cero casos. La directora de Pronasida, doctora Tania Samudio, refiere que en el país no se registra ningún caso de trabajadores de la salud que hayan sido infectados por VIH mientras realizaban su labor. Explica que se siguen una serie de pasos cuando el personal de salud tiene pinchazos accidentales con una jeringa que contenía sangre con VIH.

“Es muy alto el porcentaje de que no ocurra la transmisión cuando se actúa entre las dos a cuatro horas y hasta las 72 horas de haber sucedido el hecho. Esto evita que el virus ingrese al organismo y se una a las células del cuerpo y se produzca la infección”, refiere la doctora Samudio.