9 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Martes
Mayormente nublado
21°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 21 de julio de 2016, 11:19

Declarados culpables de entrada ilegal a Grecia los ocho militares turcos

Atenas, 21 jul (EFE).- Un tribunal griego condenó hoy a una pena de dos meses de cárcel, suspendida durante tres años, a los ocho militares turcos que entraron ilegalmente en Grecia tras el fracaso del intento de golpe militar en Turquía.

El tribunal de Alexandrúpolis, en el norte de Grecia, les declaró culpables de entrada ilegal en el país e inocentes de la acusación de violación del espacio aéreo.

Los magistrados consideraron como atenuante el hecho de que los oficiales que huyeron a Grecia en helicóptero actuaran en una situación de amenaza.

Los ocho oficiales permanecerán, sin embargo, bajo custodia mientras se tramita su solicitud de asilo.

Los militares pidieron asilo político de manera formal el pasado martes en Alexandrúpolis, ciudad a la que llegaron tras huir de Turquía a bordo de un helicóptero militar Black Hawk.

Durante el juicio, los ocho acusados no sólo negaron haber participado en el intento de golpe sino que aseguraron que se enteraron de la asonada por sus familiares.

Según indicó a los medios Ilia Marinaki, la abogada de tres de ellos, poco después de ser detenidos los hombres afirmaron que su deserción a Grecia se produjo después de ser atacados.

Los oficiales sostuvieron que sus órdenes eran transportar a heridos en los cuatro helicópteros que estaban operando.

En un momento dado tres de los aparatos fueron alcanzados por disparos de la policía por lo que decidieron embarcar en el único que no había sufrido daños, señaló la letrada.

"Primero aterrizaron en un bosque situado en territorio turco, cerca de la frontera con Grecia. Allí discutieron los pasos a seguir y decidieron ir a Grecia", agregó.

Los ocho militares decidieron solicitar asilo político en Grecia porque temen por sus vidas en Turquía.

Aunque el país vecino abolió la pena de muerte en 2004, en los últimos días, el presidente, Recep Tayyip Erdogan, ha vuelto a hablar de la posibilidad de reintroducirla.

A las afueras del tribunal se congregó un grupo de musulmanes que agitaron banderas turcas y corearon consignas a favor de Erdogan y contra los detenidos, a los que llamaron "delincuentes uniformados".

El Gobierno turco exigió la extradición de estos militares desde que se conoció su llegada a Alexandrúpolis, y el embajador de Turquía en Grecia, Kurim Uras, advirtió de que si esto no se cumplía las relaciones grecoturcas quedarían afectadas.

Pocas horas después de aterrizar en Grecia, el ministro de Asuntos Exteriores turco, Mevlüt Cavusoglu, ya había pedido a Atenas la extradición "inmediata" de los ocho "traidores".

Su colega griego, Nikos Kotziás, reconoció que será "muy difícil" que los ocho militares puedan obtener asilo en Grecia, habida cuenta de que se les acusa de estar implicados en un golpe de Estado.

En una conversación telefónica con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, el mismo sábado por la noche, el primer ministro griego, Alexis Tsipras, le prometió que el examen de las respectivas solicitudes de asilo "será corto", pero siempre bajo respeto absoluto de los tratados internacionales sobre derechos humanos.