24 de mayo
Miércoles
Lluvioso
19°
25°
Jueves
Lluvioso
17°
25°
Viernes
Cubierto
13°
24°
Sábado
Parcialmente nublado
10°
21°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Política
martes 12 de julio de 2016, 01:00

Debía controlar asistencia, pero es el que más faltaba

El tema central de la reunión de la mesa directiva en el Senado ayer se centró en las irregularidades en el manejo de los recursos humanos.

En medio de la fuerte polémica se decidió la apertura de varios sumarios administrativos a algunos funcionarios por una serie de incidentes.

Dentro de ese contexto, salieron a luz más documentaciones que complican al director de Control de Personal, Rubén Darío Torres.

Se tuvo acceso al movimiento de este último, en el cual se comprueba que él como encargado de controlar la asistencia es uno de los que más incumple y se ausenta. Ni siquiera marca su entrada.

El senador Eduardo Petta junto con su colega Desirée Masi abordaron la situación del mencionado director, así como las funcionarias que permanentemente incidentan.

Torres está en la mira desde hace tiempo, y el fin de semana circuló un audio en el que el mismo descalifica a Arroquia, y al mismo tiempo admite que pagó para que se publiquen informaciones contra la misma y Petta.

Este último trajo a colación que en efecto el informe elaborado por Arroquia revela que durante la gestión de Juan Arturo Lombardo, al frente de Recursos Humanos, y la anuencia de Torres, se privilegió a algunos funcionarios.

“Se tiene información de todo el trabajo de Arroquia, de que este director (Rubén Torres) faltaba a su lugar de trabajo, pero la Dirección de Recursos Humanos, a cargo de Lombardo, tenía que informar sus faltas. Informaba de varias otras personas, pero tenía un grupo de privilegiados. Esa información no llegaba y le pagaba a una persona que no venía a trabajar”, dijo Petta.

Alegó que la mayoría de los líderes de bancada estuvieron de acuerdo con iniciar acciones. Habló incluso de causas penales por disponer del dinero público en base a información falsa de un documento de recursos humanos, con relación al pago a Torres y otros funcionarios privilegiados.

Consideró grave que un director en el Senado haya admitido que pagó a un periodista y que buscaba dinero para pagar más.