3 de diciembre
Sábado
Nublado con chubascos
21°
29°
Domingo
Mayormente despejado
20°
31°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
viernes 11 de noviembre de 2016, 01:00

De un tiro que afectó su corazón, asesinan a un taxista en Areguá

Los desconocidos sorprendieron al trabajador cuando aguardaba a una pasajera. Tras decir algunas palabras, el homicida atacó con un disparo que fue letal. La Policía maneja dos hipótesis sobre el crimen.

"Se murió en su puesto de lucha, así termina un trabajador, en manos de delincuentes", reclamó ayer a tempranas horas doña María Graciela Ríos, mientras aguardaba en su casa el cuerpo de su marido, Julio César Fernández Yegros (64), taxista asesinado de un certero balazo en el barrio San Antonio de Areguá, mientras esperaba a una habitual pasajera.

El homicidio del trabajador ocurrió a las 5.30 aproximadamente, frente a la casa de su pasajera, de nombre Celsa Beatriz Ibarra, a quien lleva hasta la ruta principal desde hace un año para dirigirse luego a su trabajo en el Mercado 4.

Como de costumbre, Fernández llegó a esa hora a la casa de la mujer; sin embargo, mientras la esperaba, dos hombres que supuestamente ya lo estaban siguiendo desde las cercanías de su domicilio, que queda a 5 minutos del lugar, se acercaron en una motocicleta.

El acompañante descendió y se dirigió hasta el taxista, y pronunció unas palabras ante el inminente disparo. El trabajador incluso le ofreció dinero y su teléfono celular para que no le dispare, pero igual fue atacado, según la Policía.

El proyectil le hirió en el brazo izquierdo y le atravesó el corazón. Minutos después murió, comentaron vecinos que encontraron la escena.

"Escuchamos solo un disparo, pero pensamos que se trataba del ruido del caño de escape de una moto; jamás imaginamos que dispararon al señor", señalaron.

La policía fue alertada y los efectivos de la Comisaría 7ª fueron a verificar las circunstancias en que fue atacado el taxista. Confirmaron que los delincuentes no llevaron ninguna pertenencia del trabajador, por lo que descartan que el ataque sea con fines de robo.

HIPÓTESIS. "Manejamos dos hipótesis. La primera, podría ser un ajuste de cuentas; y la otra podría ser un crimen de tinte pasional", refiere el comisario Rubén Paredes, jefe de la Brigada Central.

El agente señala que hay dos testigos claves que vieron a los desconocidos, incluso están en condiciones de reconocerlos. Doña María Graciela, sin embargo, asegura que su marido no tiene enemigos y que simplemente es un trabajador. "Por qué le pasa esto a la gente sacrificada y trabajadora. Siempre me solidaricé con familiares y víctimas que pasaron por esto, pero nunca sentí en mi propia piel esta desgracia, Dios mío", se lamentó. Los familiares de Ríos señalan que tiempo atrás ya pusieron en venta la casa en donde vivían el taxista y su esposa por la ola de inseguridad en la zona.

Los agentes realizaron recorridos en busca de cámaras de seguridad y elementos que puedan servir para la investigación del crimen.

Los pobladores, por su parte, se quejan de la falta de patrulla en el barrio. Refieren que los agentes solo recorren la ruta que une Areguá con Capiatá y no controlan el barrio, donde constantemente se registran violentos asaltos.