4 de diciembre
Domingo
Mayormente despejado
19°
30°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 2 de agosto de 2016, 11:14

Danny Van Poppel se viste de líder tras ganar en el esprint de Melgar

Melgar de Fernamental (Burgos), 2 ago (EFE).- El ciclista holandés del Sky Danny Van Poppel se ha convertido hoy en el primer líder de la Vuelta a Burgos tras adjudicarse, al esprint, la victoria en la primera etapa, entre Sasamón y Melgar de Fernamental.

El Van Poppel se ha sobrepuesto a una caída sufrida a mitad de etapa y ha acabado imponiéndose al esprint sobre Jean Pierre Drucker (BMC) y Gianni Meersman (Ettix Quick Step), segundo y tercero, respectivamente.

Apenas se habían recorrido 5 kilómetros cuando Maxin Belkov (Astana), Nicholas Schultz (Orica), Jacques Rensburg (Dimension Data), Martijn Tusveld (Giant), Dries Van Gestel (Topsport), Pablo Torres (Burgos BH) y Julen Irizar (Euskadi Murias) coordinaron esfuerzos para marcharse en cabeza.

La permisividad del grupo principal, consciente de su superioridad en el terreno por el que se desarrolló la mayor parte de la jornada, sumado al buen entendimiento de los escapados, permitió que la fuga superase en los primeros compases de la etapa los cuatro minutos de ventaja.

Por detrás, los equipos fuertes impusieron en todo momento el control sobre el pelotón, conscientes de que, si no ocurría nada raro, la jornada se decidiría al esprint.

Ni siquiera el paso por el Alto de Coculina, de tercera categoría, única dificultad montañosa de la etapa, varió un ápice el guión de la jornada.

Si acaso, aceleró su resultado, puesto que fue en ese punto donde la escapada comenzó a perder fuelle, tanto en la ascensión como en el descenso.

Tras el paso por ese alto, la ventaja de los fugados se mantuvo siempre en una horquilla de entre dos minutos y dos minutos y medio, una distancia totalmente controlable por parte de los equipos fuertes del pelotón.

Aún así, la jornada no estuvo exenta de sustos, motivados fundamentalmente por las caídas de Danny Van Poppel, André Looij y Marc de Maar, ésta última la más aparatosa.

Tal y como cabía esperar, la aventura de los fugados duró lo que quiso el pelotón y tras el primer paso por Melgar de Fernamental, los equipos de los velocistas comenzaron a imponer su ritmo para neutralizar cuanto antes la escapada, objetivo que consiguieron a falta de 14 kilómetros.

Fue entonces cuando comenzó la pelea. El primero en probar fortuna fue Igor Merino (Burgos BH), que intentó marcharse en solitario a 12 kilómetros de meta, pero la suya era una aventura sin futuro y a falta de tres kilómetros también fue neutralizado.

Ya dentro del último kilómetro, fue Drucker el encargado de lanzar el esprint, pero sin la suficiente continuidad, ya que tras la última curva, a falta de 200 metros, Van Poppel apretó el ritmo y acabó superando a todos sus rivales.

Mañana, miércoles, el ciclista holandés tratará de conservar el maillot morado de líder ayudado por sus compañeros en la contrarreloj por equipos diseñada por las calles de Burgos.