5 de diciembre
Domingo
Parcialmente nublado
19°
31°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
martes 2 de agosto de 2016, 01:00

Curuguaty: Defensas apelan fallo que condenó a los 11 campesinos

En un escrito conjunto de 174 páginas, las defensas pidieron ayer anular la sentencia que condenó a los acusados por la matanza de Curuguaty. Encontraron 108 falsedades, conforme señalaron los profesionales.

Las defensas de los condenados por la matanza de Curuguaty plantearon ayer el recurso de apelación especial contra la sentencia que se dictó en el juicio oral. Piden anular la resolución por los vicios que contiene.

El escrito, de 174 páginas, fue presentado en forma conjunta por los abogados en el juzgado del magistrado Ramón Trinidad Zelaya, que presidió el juicio y que deberá darle el trámite.

Con ello, deberá correr traslado al Ministerio Público, que tendrá que contestar en un plazo de 10 días hábiles. Posteriormente, elevará el expediente al Tribunal de Apelación de Canindeyú, para estudiar las apelaciones.

La sentencia apelada se dictó el 11 de julio pasado, donde condenaron a los acusados a penas de entre 30 y 4 años de cárcel. El principal acusado, Rubén Villalba, recibió la máxima pena más cinco años de medidas de seguridad.

RECURSO. La apelación fue firmada por los abogados Amelio Sisco, Albino Ramírez, Pablo Aguayo, Ricardo Paredes, Luis Lezcano, Víctor Azuaga y Marcos Shirakawa.

Hallaron 108 falsedades que van desgranando uno por uno con copias facsimilares de la sentencia ubicadas en los escritos, de modo a probar lo que van argumentando.

Así, inician con que el lugar del hecho no es de propiedad de Campos Morombí, que las fincas 30 y 72 no hacen parte de la reserva, que no se robó un reloj de oro; que no se probó que el capataz del establecimiento tenía armas, ni que fueron asaltados por los acusados, entre otras cosas.

Refieren también que no se probó que el teléfono que se adjudica a Rubén Villalba sea de su propiedad. Tampoco que él sea el líder, ya que en el cuaderno tenido como prueba el presidente de la comisión vecinal era Néstor Castro.

Hablan de una aberrante presunción de culpabilidad, y que no se probó que los acusados estuvieran en el lugar, entre otras cosas.

En el extenso escrito, también apuntan que se cita una sentencia civil inexistente, que no se probó la violencia con que se entró al lugar, que los documentos incautados no prueban la asociación criminal.

También apunta que no se probó que la Comisión Vecinal Naranjaty haya sido una asociación criminal; ni el aporte de cada uno de los acusados para el supuesto hecho punible investigado.

Sobre el hecho resaltan las contradicciones de los testigos, y que no se probaron los disparos. Incluso, se tiene que la misma arma aparece como que supuestamente fue disparada por Rubén Villalba y Luis Olmedo, que, según el tribunal, mataron a Erven Lovera.

Al final, tras señalar estas y otras contradicciones, además de violar el debido proceso, solicitan la nulidad de la sentencia dictada el pasado 11 de julio, bajo una carpa armada frente al Palacio de Justicia de la capital.