17 de octubre
Lunes
Mayormente despejado
10°
24°
Martes
Despejado
12°
27°
Miércoles
Despejado
18°
30°
Jueves
Parcialmente nublado
22°
34°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Edición Impresa
domingo 8 de octubre de 2017, 01:00

Cumplimos 44 años de trabajo periodístico por un país mejor

Desde que Última Hora salió por primera vez a la calle el 8 de octubre de 1973, concebimos al periodismo como una forma de servir a la ciudadanía. Nuestra circulación fue suspendida arbitrariamente durante la dictadura, nuestros reporteros han sufrido persecuciones y apresamientos, pero nada ha impedido seguir en contacto con los lectores, aportando información veraz y responsable, investigaciones y denuncias sobre las muchas cuestiones que se deben corregir y cambiar en el país. En plena era de la comunicación digital, renovamos nuestros formatos y plataformas manteniendo la misma vocación periodística de ayudar a construir un Paraguay más libre y más justo.

Un día como hoy, hace 44 años, un nuevo diario vespertino paraguayo salía a las calles. En principio con modestas 16 páginas en blanco y negro, tamaño tabloide, impresas con la mismas viejas máquinas de linotipo con las que se habían editado varios legendarios periódicos desde principios del siglo XX, como El País, El Orden, La Mañana, La Tarde, en el mismo histórico edificio de la calle Benjamín Constant 658. El nuevo medio de comunicación se llamaba Última Hora, pero los canillitas habían adaptado la denominación en un recordado pregón con el que rompían la quietud de las siestas asuncenas: "¡Timoreee...!".

Desde entonces, en un país en donde pocas experiencias de empresas de comunicación han podido sostenerse y lograr continuidad en el tiempo, Última Hora fue creciendo y transformándose en uno de los íconos más importantes del periodismo paraguayo.

La permanencia no ha sido fácil. En épocas de la dictadura stronista, su circulación fue suspendida temporalmente en junio de 1979 por una arbitraria resolución del Ministerio del Interior, en represalia de algunas publicaciones críticas. Varios periodistas sufrieron persecuciones y apresamientos, como los editores Fernando Cazenave y Félix Humberto Paiva, llevados por policías desde la redacción en diciembre de 1982 por orden directa del dictador.

Ninguno de estos desafíos y dificultades han impedido, sin embargo, que desde este medio podamos seguir en contacto cotidiano con nuestros lectores, cumpliendo la misión que nos impusimos desde aquel primer día: desarrollar el periodismo como una forma de servicio al público. Acercar información oportuna y veraz a la ciudadanía, a fin de que ella pueda formarse un criterio cada vez más acertado acerca de la realidad política, económica y social.

En estos 44 años siempre hemos intentado hacer realidad lo que prescribe el artículo 28 de nuestra Constitución Nacional: "Se reconoce el derecho de las personas a recibir información veraz, responsable y ecuánime". Estamos convencidos de que esta es nuestra mejor contribución para consolidar la democracia como sistema de vida, profundizando los valores republicanos y colaborando a erradicar la cultura autoritaria que tan profundamente ha marcado nuestra conciencia como nación.

Desde la noticia cotidiana, debidamente contextualizada, elaborada con responsabilidad y ética periodística, hasta los artículos de opinión analítica, los reportajes en profundidad, las series de investigación que ponen en evidencia los males que hay que corregir, buscamos que la prensa siga contribuyendo a brindar transparencia.

En plena era de la comunicación digital, renovamos nuestros formatos y plataformas, manteniendo la misma vocación periodística de ayudar a construir un Paraguay más libre y más justo. Agradecemos a todos nuestros lectores por la confianza y el acompañamiento en este proceso.