11 de diciembre
Domingo
Mayormente nublado
20°
30°
Lunes
Parcialmente nublado
22°
32°
Martes
Parcialmente nublado
21°
32°
Miércoles
Mayormente despejado
17°
30°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 29 de septiembre de 2016, 21:34

Cuba vigila atentamente la trayectoria del huracán Matthew en el Caribe

La Habana, 29 sep (EFE).- Cuba vigila la trayectoria que sigue el huracán Matthew, que actualmente se perfila como una "amenaza" para la zona oriental del país de acuerdo al rumbo de su avance por el Mar Caribe, advirtió hoy un especialista del Instituto de Meteorología (Insmet) de la isla.

La tormenta Matthew, que se convirtió este jueves en el quinto huracán de la temporada de ciclones en el océano Atlántico, de categoría 1 de la escala Saffir-Simpson, se mueve hacia el Caribe Central con vientos máximos sostenidos de 120 kilómetros por hora, informó un boletín del Insmet.

Asimismo indicó que esta tarde el centro de Matthew se estimó en los 14,1 grados de latitud norte y los 68,1 grados de longitud oeste, situado a unos 530 kilómetros al sur-suroeste de San Juan, Puerto Rico.

El meteorólogo José Rubiera explicó que se trata de un huracán de "buena estructura" que se desplaza hacia el oeste a una velocidad de traslación de 28 kilómetros por hora con tendencia a disminuir en las próximas horas y a ganar en organización.

Aunque dijo que aún "hay incertidumbre" sobre la ruta que seguirá "Matthew", señaló que podría afectar el lunes la región oriental de Cuba.

"Tenemos una amenaza que se cierne cada vez más sobre Cuba y en especial, en estos momentos sobre la parte oriental, aunque esto pudiera cambiar", subrayó.

Por eso recomendó seguir observando "detenidamente" en los próximos días la trayectoria de Matthew, dada la localización de este fenómeno meteorológico catalogado por el Insmet como "peligroso".

El último gran huracán que azotó el país caribeño fue el Sandy (con categoría 2), que en octubre de 2012 devastó principalmente las provincias de Santiago de Cuba y Holguín, donde dejó once muertos, cientos de derrumbes de viviendas, además de cuantiosos daños en redes eléctricas y de comunicaciones.