22 de marzo
Jueves
Mayormente nublado
21°
30°
Viernes
Parcialmente nublado
22°
32°
Sábado
Muy nublado
22°
32°
Domingo
Nublado
22°
30°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 14 de marzo de 2017, 10:45

Cuba restaura emblemático filme "Fresa y Chocolate" y lo proyectará en cines

La Habana, 14 mar (EFE).- Especialistas cubanos restauraron el emblemático filme "Fresa y Chocolate", pionero en el tratamiento de la temática homosexual en el cine del país caribeño y la primera y única cinta de la isla que ha competido por un Premio Óscar, que muy pronto volverá a las salas casi 25 años de su estreno.

La película forma parte de un extenso material fílmico por restaurar, un "proceso muy complejo" del que ahora se ocupa el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (Icaic), explicó la directora de comunicación del organismo, Lea Pintado, a la estatal Agencia Cubana de Noticias.

La institución, que este mes celebra 58 años de creada, ya sacó a la luz varios clásicos cubanos restaurados en el Festival de Cine de La Habana, el pasado diciembre.

Dentro de los festejos, el Icaic pretende "valorizar, socializar y visibilizar" parte de su extenso patrimonio, en acciones que incluyen además una exposición en el cine habanero Charles Chaplin con cámaras, vestuarios, utilería y equipos con los que se rodaron filmes como "Memorias del Subdesarrollo", de Tomás Gutiérrez Alea.

"Fresa y Chocolate", dirigida por Gutiérrez Alea y Juan Carlos Tabío y estrenada en 1993, es recordada todavía como uno de los hitos más importantes del cine en la isla.

Narra la compleja e improbable amistad entre David (Vladimir Cruz), un estudiante provinciano, comunista y heterosexual, y Diego (Jorge Perrugorría), un homosexual culto y escéptico en la Cuba de finales de siglo, que sirvió para conmover a los espectadores y abrir la discusión sobre ese tema en el cine nacional.

Entre otros premios, la cinta obtuvo el Oso de Plata en Berlín, el Goya en España y la primera y hasta ahora única candidatura de Cuba al Óscar, donde su exhibición atizó el debate contra la intolerancia social, política y cultural en momentos en que el país enfrentaba una grave crisis económica tras la caída del bloque socialista.

En la isla ganó el premio de la Popularidad en el Festival de La Habana y aún permanece como una de las favoritas entre el exigente público cinéfilo local.