26 de julio
Miércoles
Despejado
16°
31°
Jueves
Despejado
18°
31°
Viernes
Despejado
17°
30°
Sábado
Despejado
18°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
martes 11 de julio de 2017, 01:00

Cuatro asaltantes fueron abatidos en refriega, con tiros en nuca y espalda

El barrio María Auxiliadora es la zona con mayor índice de hechos delictivos en Mariano Roque Alonso, donde los vecinos a diario denuncian asaltos a locales comerciales o en la vía pública. Sin embargo, ni se imaginaban que ayer serían testigos de una balacera entre policías y cuatro presuntos malvivientes, que terminó con el fallecimiento de estos últimos, quienes estaban a bordo de un Funcargo. Todos ellos recibieron más de dos impactos de bala en la espalda y en la nuca, de proyectiles de armas largas (AK47) y pistolas 9 mm, que son señas coincidentes de una ejecución. Otro hecho llamativo fue que el Toyota de color azul y polarizado oscuro en el que huían los presuntos malvivientes estaba con todos sus cristales intactos; sin embargo, al menos dos de sus ocupantes murieron todavía dentro y con tiros en el cuerpo. Uno de ellos, el conductor, que luego fue identificado como Nelson Peña Galeano, no registra antecedente judicial alguno.

Los otros abatidos fueron Ladismiro Sosa Candia, de 38 años, quien cuenta con antecedentes por tenencia de drogas, estafa y robo agravado, y los hermanos Diego David y César Benítez Domínguez, quien usaba la identidad de Julio César Valiente González. El primero contaba con antecedentes por robo agravado en dos ocasiones, reducción y homicidio doloso en grado de tentativa, mientras que su hermano, con tres antecedentes por homicidio doloso y producción de riesgos comunes.

El hecho que conmocionó a todo el vecindario y a la misma ciudad de Roque Alonso se registró alrededor de las 8.00 horas de ayer, sobre la calle Nanawa, cuando estos cuatro hombres, supuestos integrantes –de acuerdo con la Policía– de una banda que ya llevó a cabo millonarios atracos en el Departamento Central, fueron acribillados en un enfrentamiento con agentes de la Brigada de San Lorenzo, a cargo del comisario Julio Díaz.

El subjefe de la Brigada Central, subcomisario José Domingo Ayala Leguizamón, explicó que mediante un trabajo de inteligencia y datos proveídos por una mujer –sería parte de la banda–, que por cuestiones de distribución del dinero delató los movimientos del grupo; uno de ellos, que en la víspera iban a “golpear” en un centro comercial grande de Roque Alonso.

Hasta allí fueron alrededor de 12 efectivos de la Brigada Central, que desde muy temprano empezaron los trabajos de inteligencia. Pareciera que hasta fue de manera fortuita que los agentes localizaron el vehículo, que había participado en otros asaltos. Persiguieron el rodado para verificar, pero se dio a la fuga rápidamente realizando sus ocupantes disparos contra los agentes, que se encontraban de civiles en dos vehículos. Al llegar al mencionado barrio, sobre la calle Nanawa, los ahora abatidos intentaron escapar de la balacera; sin embargo, fueron alcanzados por los proyectiles.

La escena del hecho indicó que tres de los abatidos intentaron salir del rodado con el fin de lograr una huida a pie. El chofer tenía guantes.