9 de diciembre
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Nacional
jueves 21 de julio de 2016, 14:30

Criadazgo: La historia de una mujer que superó los maltratos

VIDEO. Cuando se habla de niños en situación de criadazgo en Paraguay, actualmente unos 47.000 según datos de Global Infancia, una de las mujeres emblema de esta situación es Tina Alvarenga, quien en su infancia pasó por esta realidad y hoy se dedica a la docencia, la investigación, además de ser activista social y política. Contó su historia ante las cámaras de ÚH TV.

Durante el programa ÚH en Línea, que se emite todos los jueves desde las 11.00 por www.ultimahora.com, fue abordado el tema "Niños en situación de criadazgo en Paraguay", donde Tina dio su testimonio, la directora de Global Infancia, Marta Benítez, habló sobre las alarmante cifras a nivel nacional y la situación en que se encuentra nuestro país, mientras que el diputado Aldo Vera se refirió a la legislación.

La situación de criadazgo es una práctica cultural muy arraigada en nuestro país y se trata de niños y niñas que viven en casa de terceros, con los que generalmente tienen algún tipo de parentesco.

Por lo general, los padres de estos niños y niñas justifican esta práctica con la finalidad: alcanzar una mejor calidad de vida o el acceso a la educación; dicha práctica se da principalmente en familias del interior, que entregan a sus hijos a familias de la capital o zonas urbanas.

"Esta es una situación que atenta y viola todo derecho del niño y de la niña, ya que el Ministerio de Educación tiene la obligación de brindar educación gratuita a los niños hasta el noveno grado", resalta Tina Alvarenga.

Embed

Historia de Vida

Tina tenía 10 años cuando salió de su natal Puerto Casado, distrito ubicado en el Chaco paraguayo, para llegar a Asunción y vivir en la casa de una familia donde su hermana trabajaba en el servicio doméstico.

"Me sentí discriminada, excluida, en muchos momentos aislada y sola. El desarraigo fue muy fuerte en mi caso, porque cuando una criadita va a vivir en una casa dicen que te van a tratar como hija, pero te hacen trabajar como empleada doméstica, pero no sos porque realmente no te están pagando", relata la mujer que en 1993 llegó a la Concejalía de su ciudad.

En su adolescencia, ella también tenía en su haber tener que cuidar de una persona anciana a la que incluso tenía que bañar.

"Me llegaron a dar cintarazos, nunca estuve en la mesa de los patrones, me paraba mientras todos comían y luego me servía yo cuando ya todos habían terminado de comer; mis cubiertos no eran los mismos que el de los patrones", relata.

Recuerda también que en esos difíciles años tenía más acceso a una biblioteca que a la heladera, ya que su patrón le decía que podía leer todos los libros que quisiera, pero la señora de la casa le reiteraba siempre que debía pedir permiso para tocar los alimentos que se encontraban dentro del refrigerador.

Tina, luego de pasar por esa situación, es hoy una profesional y lucha por erradicar esta "cultura" de la sociedad paraguaya.

Autoestima. Según Tina, lo que más afecta al niño o niña en situación de criadazgo es el autoestima, ya que muchas veces se sienten denigrados por el trato que reciben.

"Las diferencias que se hacen es desde la vestimenta, lo que comen, la cantidad de horas de juego, las tareas designadas; si en la casa existen otros niños muchas veces los llamados criaditos están prácticamente a su servicio", lamentó.

Reflexión. Muchas personas dicen que quieren para el amiguito o amiguita de su hijo de uno o dos años y busca a otros niños de 10 o 12 años para dejarlo en sus manos, comenta Tina.

"No corresponde darle responsabilidades, a un niño, que no están acordes con su edad, su capacidad psicológica", manifiesta.

Finalmente, Tina insistió en que el criadazgo debe ser erradicado en nuestro país ya que es considerado intolerable por atentar contra los derechos del niño y la niña.