3 de diciembre
Sábado
Nublado con chubascos
21°
29°
Domingo
Mayormente despejado
20°
31°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Nacional
miércoles 27 de julio de 2016, 10:15

Crece tensión en Santa Lucía por ocupación de brasiguayos

A dos años de ser trasladados a Santa Lucía, departamento de Alto Paraná, los campesinos continúan teniendo problemas para disponer de sus tierras. Los afectados decidieron no enviar a sus hijos a la escuela como medida de presión.

La preocupación de los campesinos va creciendo, se lamentan que el Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra (Indert) los haya trasladado a unas tierras que al judicializarse no puedan disponerlas en su totalidad. No tienen trabajo y tampoco pueden cultivar porque los brasiguayos no les dejan, comentó Juan Orrego, miembro de la Comisión Santa Lucía.

En ese sentido, critican que decidieran sacarlos de Ñacunday en vez de asistirlos en el mismo lugar.

El caso se judicializó y los afectados temen que el proceso dure años, mientras que al Gobierno actual le quedan solo dos años. Como medida de presión, no envían a sus hijos a la escuela.

A su vez, el presidente del Indert, Justo Cárdenas, prometió que el problema se solucionará a fin de año, pero los campesinos advierten que los brasiguayos en agosto volverán a sembrar en las tierras.

Cárdenas asegura que nadie los podrá desalojar y que son los brasiguayos quienes ocupan la propiedad en forma irregular. "Hoy la lucha por las tierras no se lleva a cabo en las calles sino en el Poder Judicial", expresó en la 780 AM.

Sobre la diferencia en cuanto a las condiciones de vida, refirió que en Santa Lucía se cuenta con una escuela modelo y transporte escolar, mientras que en Ñacunday se estudiaba bajo carpas.

El conflicto entre los beneficiarios del Indert y los brasiguayos que ocupaban las tierras en forma irregular se fue acrecentando en los últimos dos años.