23 de agosto
Miércoles
Despejado
24°
34°
Jueves
Mayormente nublado
24°
35°
Viernes
Despejado
23°
35°
Sábado
Nublado
20°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Editorial
jueves 4 de mayo de 2017, 02:00

Corte obstruye depuración de carreras universitarias mau

La decisión de la Corte Suprema de Justicia de suspender una resolución del Consejo Nacional de Educación Superior (Cones), que había inhabilitado varias carreras universitarias por no reunir los requisitos exigidos, constituye una intervención de contramano que obstruye el proceso de depuración de la educación superior. Este sugestivo apoyo judicial a las consideradas "universidades de garaje" puede interpretarse como un incomprensible aval a la mala educación que se viene impartiendo en dichos establecimientos, y que ocasionan mucho daño a la sociedad. Es necesario que todas las instituciones colaboren para que la calidad educativa esté asegurada.

La Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia suspendió el jueves pasado los efectos de la Resolución N° 166, del Consejo Nacional de Educación Superior (Cones), que había clausurado las carreras universitarias creadas durante el periodo 2006-2010, y que aún no fueron implementadas, por considerar que no reúnen los requisitos exigidos para una educación superior de calidad.

El fallo de la Corte fue en respuesta a una acción de inconstitucionalidad planteada por las instituciones afectadas, la Universidad Leonardo Da Vinci, Universidad María Auxiliadora, Universidad del Chaco, Universidad Central del Paraguay, Universidad del Sol y la Universidad Autónoma San Sebastián, en contra de la resolución del Cones, que a su vez reglamenta la Ley N° 4995/13 de Educación Popular.

Llamativamente, la intervención de la Corte viene a obstaculizar el proceso de depuración de las muchas carreras mau que se habilitaron indiscriminadamente entre los años 2006 y 2010, merced a una ley aprobada en el Parlamento, dando pie a una verdadera proliferación de "universidades de garaje", que en muchos casos promocionaban masivas ofertas educativas con el único objetivo de lucrar, reclutando a numerosos estudiantes, a quienes otorgaban títulos universitarios sin mucha rigurosidad académica, inundando a la sociedad con profesionales de muy deficiente preparación.

Esta lamentable época de invasión de las llamadas "universidades de garaje" le ha causado mucho daño a la sociedad paraguaya. Algunas investigaciones periodísticas han demostrado que llegaban a recibirse enfermeros y trabajadores de salud casi sin asistir a clases, simplemente pagando altas cuotas en una especie de cursos por correspondencia, con personas que luego se incorporaban al mercado de trabajo y tenían a su cargo la atención de la salud de muchos pacientes, sin la más mínima preparación, con el grave riesgo que ello implica para la vida de las personas.

Afortunadamente, en los últimos años, las autoridades del Cones iniciaron un proceso de depuración, procediendo a clausurar diversas carreras que no llenan los mínimos requisitos exigidos para una educación superior de calidad. Entre ellas, han procedido a clausurar unas 90 carreras universitarias en el área de la salud, sin contar las que están actualmente en proceso de cierre.

Sin embargo, el fallo de la Corte, al dejar sin efecto la Resolución N° 166 del Cones supone una especie de "golpe institucional" a este proceso y un grave retroceso a los intentos por mejorar la educación universitaria. Los ministros de la Corte deberán resolver finalmente la cuestión, ya que en principio dieron entrada al pedido de inconstitucionalidad. Ojalá que los integrantes de la máxima instancia del Poder Judicial se sumen a este proceso de indispensable depuración para garantizar la calidad educativa.