19 de agosto
Sábado
Poco nublado con tormentas
13°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
22°
Lunes
Despejado
11°
23°
Martes
Despejado
17°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
viernes 31 de marzo de 2017, 01:00

Corte asume funciones legislativas y oposición denuncia golpe en Venezuela

La Asamblea Nacional se declaró en rebelión y dijo que desconocerá los fallos del máximo tribunal del país, desatando una rápida reacción de rechazo de varios gobiernos de América y Europa.

REUTERS

CARACAS - VENEZUELA

El máximo tribunal de Venezuela asumió las competencias del Parlamento, de mayoría opositora, mientras se mantenga su situación de desacato, según una sentencia difundida ayer.

"Se advierte que mientras persista la situación de desacato y de invalidez de las actuaciones de la Asamblea Nacional, esta Sala Constitucional garantizará que las competencias parlamentarias sean ejercidas directamente por esta sala o por el órgano que ella disponga para velar por el estado de derecho", señaló el fallo del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), acusado por la oposición de servir al gobierno de Nicolás Maduro. El Parlamento de Venezuela se declaró en rebelión y dijo que desconocerá los fallos del máximo tribunal del país, que se adjudicó competencias legislativas, desatando la preocupación de varios gobiernos de América y Europa ante lo que consideraron un deterioro del orden democrático.

"En Venezuela Nicolás Maduro dio un golpe de Estado", denunció el presidente de la Asamblea, Julio Borges, quien rasgó ante las cámaras el fallo del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), calificándolo de "basura".

La oposición anunció protestas a partir del sábado, mientras un grupo de diputados protagonizó una refriega con militares frente al tribunal.

La sentencia de la Sala Constitucional de la corte se produjo en respuesta a un recurso de interpretación sobre la Ley Orgánica de Hidrocarburos. "Vinimos a responder esa sentencia falsa, no la vamos a acatar", espetó ante los militares el asambleísta Juan Requesens, quien en medio de empujones terminó con la camisa rasgada. Al lugar llegó un pequeño grupo de partidarios del gobierno con una bandera.

Diversos miembros de la oposición compararon el episodio con el Fujimorazo, como se conoce a la disolución del Parlamento perpetrada en 1992 por el entonces presidente de Perú, Alberto Fujimori, quien, a partir de allí, gobernó con mano dura.

Argentina, Colombia, México, Brasil, Panamá, Chile y la Unión Europea también mostraron su preocupación por la situación venezolana.