25 de marzo
Sábado
Mayormente nublado
24°
33°
Domingo
Mayormente nublado con tormentas
22°
28°
Lunes
Tormentas
21°
29°
Martes
Parcialmente nublado
22°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
lunes 13 de febrero de 2017, 01:00

Corrupción: Epidemia no curada

Desde radio Fe y Alegría 1300 AM hemos comenzado una campaña nacional de concienciación. Su objetivo es lograr un pensamiento valioso que se traduzca en acciones positivas para el Paraguay. Es el único antídoto seguro contra los que nos hacen perder el tiempo con la reelección o con las duplas de candidatos para la presidencia.

La semana pasada la dedicamos a la Tierra en el Paraguay. Historia de la tierra desde antes de la colonia. Indígenas y campesinos sin tierra. La lucha campesina por la tierra. Intervinieron en estas entrevistas el P. Pedro Velasco, los doctores Luis Meza e Inés Franceschelli, el P. Bartomeu Melià SJ. y el campesino Eladio Flecha de a FNC.

Esta segunda semana de la campaña estará dedicada a la corrupción. Una terrible epidemia de efectos destructivos que llena todo el Paraguay y para la que aún no tenemos todavía cura. Pareciera que siguiera creciendo más y más.

Queremos profundizar qué comprende la corrupción a nivel jurídico y constitucional. Descubrir sus causas y sus consecuencias nefastas a todos los niveles.

En cuanto sea posible queremos, con la ayuda de los ponentes y la colaboración de los oyentes, que acudan al micrófono abierto, acercarnos a lo que pudiera ser su solución.

La lepra física con los antibióticos desapareció. Y así otras enfermedades desaparecieron. Pero tenemos la impresión que hacer desaparecer la corrupción a todos los niveles va a ser mucho más difícil. Es una epidemia socio-política-económica- cultural y moral para la que no tenemos todavía remedio. Y, precisamente, por ello la hemos puesto a continuación de la tierra para ser profundizada por la ciudadanía con el compromiso de erradicarla.

La corrupción es un delito que se manifiesta en los continuados robos a los bienes del Estado. Es una fuente de injusticia en quienes debieran de ser los impulsores de la Justicia como Tribunal Supremo, magistrados, jueces y fiscales.