27 de junio
Martes
Parcialmente nublado
20°
29°
Miércoles
Muy nublado
18°
27°
Jueves
Mayormente despejado
16°
25°
Viernes
Nublado
14°
23°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
sábado 4 de febrero de 2017, 18:24

Correa advierte de otras "bombas" mediáticas antes de los comicios en Ecuador

Quito, 4 feb (EFE).- El mandatario ecuatoriano, Rafael Correa, advirtió hoy de que otras "bombas" mediáticas, como las polémicas declaraciones de un exministro prófugo que desataron un escándalo en las últimas horas, podrían estallar en su país antes de los comicios presidenciales y legislativos del 19 de febrero.

En su habitual informe de los sábados por radio y televisión, Correa aseguró que ese tipo de escándalos responden a una estrategia de grupos opositores de derechas para menoscabar al oficialismo, que se presenta como favorito de las encuestas de cara a las elecciones.

Según el mandatario, hay una "campaña sucia" contra el oficialismo y se lamentó de lo "bajo que ha caído la oposición con estas patrañas".

Para el mandatario, la estrategia de la oposición es tratar de influir entre los votantes para mermar el apoyo de la gente al candidato presidencial del oficialismo, el exvicepresidente Lenín Moreno, que encabeza las preferencias electorales en la mayoría de sondeos.

La oposición, dijo, está "desesperada para ver si nos gana el 19 de febrero", y por ello "ya no buscan subir (en las encuestas), buscan bajar a Lenín para obligar a una segunda vuelta" de votaciones.

La posibilidad de una segunda ronda de comicios presidenciales surgirá si ninguno de los ocho candidatos inscritos logra la mayoría absoluta de votos o al menos el 40 por ciento de los sufragios, con una diferencia del 10 por ciento respecto al segundo más votado, según la normativa electoral del país.

Correa dijo estar seguro de que Moreno ganará esas votaciones y confió en que lo hará en una sola ronda de votaciones, aunque llamó a los simpatizantes del oficialismo a estar atentos ante nuevos intentos de la oposición para desacreditar al Gobierno.

El mandatario se volvió a referir a la controversia desatada en las últimas horas por unas polémicas declaraciones del exministro de Hidrocarburos y exgerente de Petroecaudor Carlos Pareja Yannuzzelli, quien intentó ligar un caso de corrupción en el que se encuentra envuelto al actual vicepresidente, Jorge Glas.

Capaya, como se conoce a Pareja Yannuzzelli, está acusado de enriquecimiento ilícito, cohecho, malversación, asociación ilícita y otros delitos, luego que se conociera que aceptó millonarios sobornos de empresas privadas mientras estaba al frente de Petroecaudor y encargado de la repotenciación de la mayor refinería del país.

El exministro huyó del país en octubre pasado, justo antes que se desatara el escándalo que también ha envuelto a otros exfuncionarios de la petrolera y varios de sus familiares.

Correa, incluso, ha identificado a un primo de Capaya, Charlie Pareja Cordero, como "el jefe de la mafia" que presuntamente operaba en Petroecuador desde hace varias décadas.

El mandatario, no obstante, extendió sus públicas disculpas al diario Expreso, del cual había dicho que se prestó para reproducir unas declaraciones de Pareja Yannuzzelli desde Miami, en las que el exministro prófugo aseguraba que el vicepresidente Glas era quien tomaba las decisiones importantes en Petroecuador.

El rotativo, que entre otros medios también entrevistó a Capaya en Miami, se abstuvo de publicar esas declaraciones, por considerar que no aportaban pruebas al caso.

"Expreso ya tomó distancia", dijo Correa al ofrecer disculpas al tabloide, pero volvió a insistir en que la oposición prepara nuevos escándalos para tratar de influir en el proceso electoral.

Según el mandatario, las nuevas "bombas" mediáticas podrían surgir por el caso de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht, que ha salpicado a varios países.

Si la oposición intenta vincularle con ese escándalo, Correa invitó a los críticos a revisar sus cuentas y hacer las investigaciones que deseen, pues aseguró que no encontrarán ningún indicio de corrupción en su contra.

"Revisen lo que les dé la gana", señaló el mandatario al afirmar que detrás de la supuesta "campaña sucia" contra el oficialismo están los hermanos William y Roberto Isaías, unos exbanqueros también prófugos en EE.UU. por delitos financieros, que intentarían vengarse de Correa.