11 de diciembre
Domingo
Mayormente nublado
20°
30°
Lunes
Parcialmente nublado
22°
32°
Martes
Parcialmente nublado
21°
32°
Miércoles
Mayormente despejado
17°
30°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 16 de noviembre de 2016, 22:37

Corea del Sur altera su rutina por la prueba de acceso a la universidad

Seúl, 17 nov (EFE).- Más de 600.000 estudiantes surcoreanos se presentan hoy al examen de acceso a la universidad, una prueba considerada trascendental en el país asiático que llega a alterar los horarios y el tráfico, moviliza a las fuerzas del orden e incluso retrasa algunos vuelos.

El examen, iniciado a primera hora y que se prolongará durante todo el día en 1.183 centros de todo el país, ha sido solicitado por 605.987 jóvenes, 25.200 menos que el año pasado, según el Ministerio de Educación de Seúl.

Como cada año, el Gobierno surcoreano ha puesto en práctica diversas medidas para eliminar cualquier ruido que pueda perturbar la concentración y evitar retrasos, ya que la prueba de aptitud universitaria marcará el futuro de los aspirantes.

Para garantizar la puntualidad se ha aumentado la frecuencia del transporte público, especialmente en Seúl y alrededores, los funcionarios han entrado una hora más tarde al trabajo y la policía ha desplegado un dispositivo para transportar en sus coches patrulla y motocicletas a los rezagados que lo soliciten.

Para prevenir interferencias sonoras se han impuesto restricciones de tráfico en las inmediaciones de los centros donde se realiza el examen y se han demorado vuelos de modo que no coincidan con las pruebas orales.

Incluso ha modificado su horario la Bolsa de Seúl, que hoy ha abierto y cerrará una hora más tarde.

En este día también es común observar a padres y familiares de los estudiantes rezando en templos e iglesias del país para que sus seres queridos tengan suerte en la prueba.

El examen, que abarca las principales materias y consta mayoritariamente de preguntas tipo test, es considerado el más importante en la vida de los surcoreanos, ya que de él depende su éxito profesional y social en una de las sociedades más competitivas del mundo.

En Corea del Sur, un país que en las últimas décadas ha cimentado su desarrollo en recursos humanos capacitados, existe un sistema de clasificación de universidades por niveles, lo que lleva a los alumnos a competir ferozmente por matricularse en las más prestigiosas.

Pertenecer a una de las universidades consideradas de élite aporta a los estudiantes un elevado estatus social y futuras oportunidades de trabajo en uno de los grandes conglomerados del país como Samsung, Hyundai o LG, además de alimentar el orgullo de sus familiares.

De este modo, durante los dos años de bachillerato muchos jóvenes dedican prácticamente todo el día al estudio y no son raros los casos de suicidio por estrés o por no lograr los resultados esperados. EFE

aaf/ahg/fg

(foto)