4 de diciembre
Domingo
Parcialmente nublado
19°
31°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
lunes 1 de agosto de 2016, 02:43

Corea del Sur acusa al Norte de "hackear" correos de sus funcionarios

Seúl, 1 ago (EFE).- La Fiscalía de Seúl acusó hoy a "hackers" de Corea del Norte de haber intentado entrar, en algunas ocasiones con éxito, en los correos electrónicos de 90 altos funcionarios del Gobierno, agentes de seguridad, expertos y periodistas surcoreanos.

Los piratas cibernéticos del régimen de Kim Jong-un habrían abordado los buzones electrónicos entre enero y junio mediante una técnica conocida como "spear phishing", consistente en enviar correos falsos haciéndose pasar por una fuente de confianza del receptor, indicaron los fiscales en un comunicado.

Las víctimas de los ataques fueron altos funcionarios de Exteriores, Defensa y Unificación y periodistas relacionados con estos ministerios en Seúl, además de algunos investigadores especializados en temas de Corea del Norte, según expuso la Fiscalía.

Aunque no siempre lograron su objetivo, los hackers norcoreanos lograron hacerse con 56 de las contraseñas de los correos electrónicos de las víctimas, siempre según la versión de la Fiscalía, y el Gobierno surcoreano ha abierto una investigación para determinar si se ha podido filtrar algún secreto de Estado.

Los fiscales aseguraron haber detectado un total de 27 sitios web desde los cuales los piratas informáticos del país vecino habrían llevado a cabo los ataques, y han procedido a cerrarlos.

Instituciones públicas y privadas de Corea del Sur han sufrido en los últimos años diversos tipos de ciberataques, de los cuales Seúl siempre ha culpado Pyongyang.

De hecho, la semana pasada la Policía surcoreana atribuyó al régimen de Kim Jong-un el reciente ataque sobre Interpark, una de las principales empresas de comercio online del país, que provocó la filtración de los datos de unos 10 millones de usuarios.

Por su parte, Corea del Norte siempre ha negado cualquier implicación en este tipo de delitos y considera las acusaciones como parte de la estrategia de Seúl para ocultar sus propias lagunas de seguridad y divulgar una imagen negativa del Estado comunista.