9 de diciembre
Viernes
Lluvioso
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Economía
sábado 27 de agosto de 2016, 01:00

Convocarán a los labriegos a dialogar la próxima semana

El ministro de Agricultura y Ganadería, Juan Carlos Baruja, indicó que la próxima semana se convocará a los campesinos a una mesa de diálogo nuevamente.

En la oportunidad, presentarán los avances sobre la compra de la deuda privada y explicarán acerca de los alcances del compromiso firmado con los bancos y financieras el jueves, señaló el ministro.

Pese a la manifiesta apertura al diálogo, el secretario de Estado no ocultó su molestia hacia las medidas que están asumiendo los miembros de la Coordinadora Intersectorial, al programar nuevas manifestaciones.

“Es lamentable la actitud que ellos toman. Todo lo que se firmó y se acordó está en pleno cumplimento. Para nosotros no se justifica que se retiren de la mesa y que se movilicen, puesto que los inconvenientes están con posibilidad de solucionarse. No vemos razón para que se movilicen”, señaló.

Recordó que el primer punto del acuerdo firmado en abril con los campesinos, que era el resarcimiento por daños en la producción por valor de G. 10.000 millones, fue cumplido plenamente.

El segundo punto, que era la reestructuración de las deudas en el Crédito Agrícola de Habilitación (CAH), también está en proceso de cumplimiento. Dijo que suman 8.200 los agricultores que accedieron a la rehabilitación financiera.

Pero recordemos que el 80% de las deudas campesinas están en el sector privado. Según el acuerdo firmado en abril, luego de 23 días de protestas en Asunción, se contempla que el BNF compre las deudas privadas, para luego refinanciarlas a diez años, con dos años de gracia, y con una tasa de interés del 9%.

Banco Atlas, Interfisa Banco, Visión Banco, Financiera El Comercio, Crisol y Encarnación Financiera SA y el Banco Familiar son las entidades privadas que concentran la deuda campesina a ser adquirida por el BNF.