21 de agosto
Lunes
Parcialmente nublado
21°
Martes
Despejado
18°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Jueves
Despejado
23°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
lunes 27 de marzo de 2017, 01:00

Control casi nulo hacia lado paraguayo

Cada semana, cientos de personas atraviesan en balsa desde Ñeembucú hasta Corrientes. En la zona de Itá Corá y Eduvigis Díaz, existen balsas que cruzan los días lunes, miércoles y viernes.

Tras el escándalo que vincula a los narcos y la política en la vecina localidad, se intensificaron los controles a paraguayos que pasan hacia la Argentina. Incluso el turismo de pesca, principal atractivo de estas localidades, mermó casi en su totalidad. Sin embargo, la situación no es la misma del otro lado.

Controles. Los pobladores de la zona denuncian que cualquier tipo de producto que se desee hacer cruzar hacia el lado argentino es revisado por la Gendarmería y se quejan del trato que reciben por parte de las autoridades vecinas.

También se registra baja concurrencia de turistas del Brasil y Argentina, que en su mayoría visitan el país para pescar y realizar compras.

Unos 300 kilómetros de frontera sobre el río Paraná conectan al Paraguay y la Argentina.

Las condiciones geográficas de la zona son propicias para quienes se dedican a lo ilícito, especialmente el tráfico de drogas. Asimismo, el control del lado paraguayo es casi nulo, lo cual se vuelve un perfecto aliado de los grupos que se mueven de manera ilegal para impulsar el negocio del narcotráfico.