19 de agosto
Sábado
Poco nublado con tormentas
13°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
22°
Lunes
Despejado
11°
23°
Martes
Despejado
17°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 11 de mayo de 2017, 01:00

Congreso argentino frena la excarcelación de represores

AFP

BUENOS AIRES - ARGENTINA

Sin fisuras, el Congreso argentino aprobó ayer una ley que frena la excarcelación anticipada de condenados por delitos de lesa humanidad, y envió un mensaje para calmar las aguas antes de una marcha en repudio al fallo de la Corte Suprema que crispó al país.

La nueva ley impide conceder a los culpables de crímenes de lesa humanidad el beneficio de reducción de condenas. El texto se aprobó en debates con la emoción a flor de piel de diputados y senadores, algunos de ellos protagonistas y víctimas directas de la dictadura que marcó a Argentina entre 1976 y 1983.

La rápida aprobación por unanimidad de la ley “es una señal muy clara a la sociedad y a los jueces de cuál es la posición del pueblo argentino frente a los derechos humanos”, dijo Federico Pinedo, presidente provisional del Senado y hombre cercano al presidente Mauricio Macri.

El cuestionado fallo de la Corte Suprema, donde 3 de los 5 jueces aprobaron una reducción de pena para el ex agente paramilitar Luis Muiña –condenado a 13 años de prisión–, puso en rebelión a abogados, jueces, fiscales y legisladores.

El presidente Mauricio Macri, señalado por opositores de estar detrás del fallo de la Corte, rompió un criticado silencio. “Estoy en contra de cualquier herramienta que facilite impunidad, más aún cuando es por delitos de lesa humanidad”, remarcó.

Victoria Donda es una de los 122 nietos recuperados gracias al trabajo de la organización Abuelas de Plaza de Mayo. Como diputada y presidenta de la comisión de Derechos Humanos de la cámara baja afirmó que a los genocidas no se los perdona.

La lupa en la Corte. Los tres magistrados que votaron a favor del represor fueron acusados de prevaricato. Fallaron a favor de Muiña aplicando una ley derogada en 2001, que permite computar doble el tiempo pasado en prisión preventiva a la hora de fijar la condena.

Los debates en el Congreso lograron consenso en un país polarizado entre los defensores de los Gobiernos centroizquierdistas de Néstor y Cristina Kirchner y los que apoyan al actual Gobierno de derecha. En 2005 se derogaron las leyes de amnistía para los autores de crímenes de lesa humanidad, lo que permitió 689 condenas por tortura, secuestro y asesinato de opositores, según un informe judicial a junio de 2016. El diputado kirchnerista Carlos Kunkel, de 71 años, aprovechó el debate para hacer una “autocrítica” como militante en los años 1970 del movimiento guerrillero Montoneros. “Estoy en una generación que respondió a la violencia que sufríamos desde 1955 con violencia, cometimos excesos, nos equivocamos en muchos de esos excesos y por supuesto hemos demostrado desde la restauración de la democracia que no vamos a incurrir nunca más en esas desviaciones”, dijo Kunkel.