10 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Martes
Mayormente nublado
21°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
viernes 22 de julio de 2016, 14:02

Condenan en Chile a tres exagentes de Pinochet por desapariciones

La Corte Suprema de Chile ratificó este viernes las condenas a prisión contra tres antiguos agentes de la dictadura de Augusto Pinochet por el secuestro calificado (desaparición) de Manuel Villalobos Díaz, una de las 119 víctimas de la "Operación Colombo", informaron fuentes judiciales.

EFE

El secuestro de Villalobos se perpetró a partir del 17 de septiembre de 1974.

Los condenados por la II Sala penal del máximo tribunal chileno son el brigadier Miguel Krassnoff Martchenko (8 años de presidio), el exoficial de Carabineros Ciro Torré Sáez (7 años) y el suboficial del Ejército Basclay Zapata Reyes (7 años), como autores del ilícito.

También el tribunal ratificó la absolución del general César Manríquez Bravo, al no haberse acreditado su participación, y el sobreseimiento por muerte del general Manuel Contreras Sepúlveda, quien fue el jefe de la DINA (Dirección de Inteligencia Nacional), la policía secreta de Pinochet, y del coronel Marcelo Moren Brito.

Ambos fallecieron tras dictarse la sentencia de primera instancia por parte del juez especial Leopoldo LLanos, que los condenó a 10 años de cárcel.

En el aspecto civil, se ordenó al Estado de chile a pagar una indemnización de 50 millones de pesos (unos 76.923 dólares) a la viuda de la víctima; igual cantidad a su hijo; 30 millones de pesos (unos 46.153 dólares) a cada uno de sus dos hermanos y 20 millones de pesos (unos 30.769 dólares) a una sobrina.

Manuel Villalobos Díaz, un vendedor de libros de 22 años, miembro del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), grupo que combatió con las armas contra la dictadura de Pinochet, fue detenido sin orden judicial por agentes de la DINA el 17 de septiembre de 1974.

Los agentes lo llevaron a un centro de torturas y exterminio situado en el sector de Ñuñoa; el 13 de octubre siguiente su padre lo divisó accidentalmente en otro sector de Santiago a bordo de una camioneta en medio de dos individuos, sin que hasta ahora se haya vuelto a saber de él.

Su nombre apareció al año siguiente entre las víctimas de la Operación Colombo, que fue un montaje de la DINA para encubrir la desaparición de 119 prisioneros políticos, que incluyó la publicación de dos periódicos ficticios en Argentina y Brasil, en los que se señalaba a chilenos muertos en purgas internas del MIR o en combates contra fuerzas de seguridad de esos países, gobernados también por dictaduras militares.

La prensa chilena se hizo eco de esas publicaciones con titulares como "Exterminados como ratones". La Operación es considerada el primer capítulo de la Operación Cóndor, que fue una coordinación entre los regímenes del Cono Sur para eliminar opositores.

Durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), según cifras oficiales, unos 3.200 chilenos murieron a manos de agentes del Estado, de los que 1.192 figuran aún como detenidos desaparecidos.