19 de agosto
Sábado
Poco nublado con tormentas
13°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
22°
Lunes
Despejado
11°
23°
Martes
Despejado
17°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
sábado 24 de junio de 2017, 01:00

Condenado asesino en serie uruguayo fue detenido en Salto

El uruguayo Pablo Goncálvez (47) fue detenido en la ciudad de Salto del Guairá por agentes policiales de la Interpol. El extranjero llevaba consigo una dosis de 9,1 gramos de cocaína y un arma 9 milímetros, por lo que quedó preso por posesión sin autorización de estupefacientes y drogas peligrosas, además de trasgresión a las normas de armas, municiones, explosivos y componentes.

Tras verificar los registros internacionales, llamó la atención a los uniformados que Goncálvez había cumplido hace cerca de 12 meses una pena de 23 años en su país natal, por asesinar a tres mujeres en la década de los 90.

La detención de Pablo en Paraguay se produjo el pasado 8 de junio, en Salto del Guairá, y posteriormente el juez penal de Garantías Mario Brítez Ruiz Díaz dispuso que sea trasladado hasta la Penitenciaría de Coronel Oviedo, el 14 de junio último.

sus crímenes. Al confirmarse la información, medios uruguayos se hicieron eco de la noticia. Esto, ya que Concálvez es considerado en su país como el primer asesino serial, autor confeso de matar a una profesora de historia de 26 años, a una quinceañera que salía de un club bailable y a una estudiante de 22 que iba rumbo a su lugar de trabajo. Las tres víctimas murieron de la misma manera: sofocadas.

Por ello, Pablo, que en ese entonces tenía 22 años, fue condenado a 30 años de prisión, la pena máxima prevista en la legislación de Uruguay.

Sin embargo, debido a una buena conducta en la cárcel y otros aspectos, el hombre logró reducir su condena a poco más de 23 años, logrando así su libertad en el mes de junio del año pasado.

La confirmación de su liberación había generado polémica y temor en la población uruguaya, ya que dudaban de su verdadera reinserción en la sociedad. De esta manera, se instaló el debate de sí su liberación correspondía o no. Pero una vez que dejó la cárcel sus rastros se perdieron, hasta que nuevamente es detenido fuera de su país de origen.