22 de septiembre
Viernes
Parcialmente nublado con chubascos
17°
21°
Sábado
Chubascos
17°
25°
Domingo
Parcialmente nublado
21°
31°
Lunes
Parcialmente nublado
19°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
viernes 3 de febrero de 2017, 21:31

Condecoran al artista guatemalteco Ubaldo Sánchez con la Orden del Quetzal

Washington, 3 feb (EFE).- El artista guatemalteco Ubaldo Sánchez, que emigró con 15 años a Estados Unidos, ha sido condecorado con la Orden de Quetzal en el grado de Caballero, la máxima distinción honorífica que otorga el gobierno de Guatemala.

El canciller de Guatemala, Carlos Raúl Morales, condecoró al artista en un acto celebrado el jueves en la capital estadounidense, según informó hoy la Embajada de Guatemala en un comunicado.

"Ubaldo, a través de su talento artístico, ha construido importantes puentes culturales entre Guatemala y Estados", afirmó el canciller.

La orden reconoce a las personas que contribuyen de manera especial al fortalecimiento, la armonía y las buenas relaciones entre los pueblos.

"Con orgullo y dignidad, este gran hombre promueve nuestra cultura para que otros países nos conozcan y valoren, pero también para que se preserve dentro de la propia población guatemalteca que se encuentra viviendo en este país", afirmó Morales.

El artista se mostró emocionado ante la alta distinción: "Estoy orgulloso de representar la cultura maya. Este galardón es para todos los que me han ayudado a llegar hasta aquí", afirmó.

Ubaldo Sánchez ha presentado sus obras en importantes instituciones y museos de Nueva York y Washington, incluida la Casa Blanca y el Smithsonian.

Un retrato del expresidente Barak Obama pintado por Ubaldo Sánchez está en la colección permanente de la Casa Blanca.

En su obra, el artista promueve sus raíces indígenas mayas y las fusiona con temas de actualidad.

Ubaldo Sánchez procede de una familia de artesanos de Concepción Chiquirichapa, en el departamento de Quetzaltenango.

Desde que era niño, desarrolló su pasión por los colores y figuras en lienzos y en barro, y cuando llegó a Estados Unidos a los quince años, continuó su vocación artística y siguió pintando.