10 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
29°
Domingo
Mayormente nublado
19°
30°
Lunes
Parcialmente nublado
22°
32°
Martes
Parcialmente nublado
21°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Deportes
lunes 1 de agosto de 2016, 01:00

Con visión y carácter para ganar

Cerro Porteño exhibió lo que tanto se esperaba y doblegó con justicia a Guaraní en un emotivo juego en Sajonia. Efectividad, entrega y compromiso fueron las claves para la victoria azulgrana.

Ayer se sintió y se vivió un ambiente favorable por el campamento del Ciclón. En la cancha se vio a un equipo voluntarioso, que a la falta de juego, que tuvo por momentos, le agregó carácter. En las gradas los hinchas se mostraron optimistas.

Cerro encontró un orden táctico ideal que no existió en las cuatro fechas pasadas y además tuvo jugadores con rendimientos altos, como el caso de Alderete en la zona defensiva. El joven cumplió en defensa y en ataque siempre fue opción por su carril. El debutante Molina, en la zona central de la zaga, cumplió y no se ruborizó a la hora de alzar pelotas al aire. Florentín encontró dos valores jóvenes en la defensa, que con el correr de los partidos aportarán mucho más. Correcta elección y lectura del DT azulgrana.

EMBLEMA. En el medio la figura de Rodrigo Rojas emergió de gran forma. El volante fue propietario de esa zona del campo y se mostró fino en el juego y con un notable despliegue físico. El chico Colmán tuvo su mejor partido en Primera provocando siempre preocupaciones a los rivales. Por derecha, Cáceres volvió a lucirse. La racha goleadora del Memo sigue intacta y ayer estuvo de vuelta.

Pasaron cinco fechas en el torneo para que por fin apareciera Cerro Porteño. Su victoria no es menor por todo lo que sucedió en barrio Obrero y además lo hizo ante un rival directo, a puertas de lo que será un apasionante duelo, la próxima fecha, ante el rival de toda la vida.

Guaraní no encontró nunca el camino ideal y las fórmulas empleadas fueron erróneas. La posesión de balón (fue todo del Aborigen) no fue suficiente para quebrar el carácter y el arranque de Cerro Porteño. La falta de goles es materia pendiente en un equipo con buenos valores.