18 de agosto
Viernes
Parcialmente nublado
19°
29°
Sábado
Poco nublado con tormentas
15°
28°
Domingo
Mayormente despejado
21°
Lunes
Despejado
13°
23°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
jueves 29 de junio de 2017, 01:00

Con toma de rehenes, llevan 150 ton. de granos de soja

Carlos Aquino

CONCEPCIÓN

Alrededor de 15 hombres a cara descubierta y fuertemente armados asaltaron el silo Oronoz SA, ubicado sobre la ruta N° 10 Las Residentas, a la altura del kilómetro 198, distrito de Yrybucuá, en San Pedro. Los delincuentes tomaron de rehenes a los empleados de la finca por más de cuatro horas, mientras se disponían a alzarse con el botín.

El hecho ocurrió en la noche del martes, cuando los malvivientes sorprendieron a los trabajadores del lugar, algunos de ellos incluso ya estaban acostados durmiendo.

Las víctimas relataron en su denuncia a los efectivos policiales intervinientes que los delincuentes ingresaron cerca de las 21.00 del martes, portando armas largas y a cara totalmente descubierta.

En un primer momento, los delincuentes empezaron a juntar a todos los empleados y los llevaron a una misma pieza donde fueron encerrados, tomados como rehenes, mientras eran amenazados de muerte.

Asimismo, otro grupo de la gavilla de ladrones se disponían a cargar los granos de soja en cinco camiones de gran porte. Mientras, otro grupo inspeccionó todas las instalaciones en busca de cualquier objeto de valor que pudieran llevar.

La denuncia menciona que los delincuentes se alzaron con un botín consistente en dinero en efectivo, tres aparatos celulares y entre 150 a 200 toneladas de soja que se encontraban en el silo.

TESTIMONIO. “Llegaron cerca de las 21.00 y a mí me tomaron cinco personas, que tenían armas largas. Después también llegaron más hombres y tomaron de rehenes a todos los otros compañeros, luego aparecieron cinco camiones y comenzaron a cargar los granos hasta llenar”, relató Clemente Zárate, guardia de la finca.

Expresó que incluso fueron golpeados por los malvivientes. “A punta de escopeta, yo recibí algunos golpes y otro compañero también fue golpeado, nos encerraron en una habitación y recién cerca de la mañana pudimos salir y llamar a la policía”, detalló.