25 de febrero
Sábado
Muy nublado
23°
34°
Domingo
Mayormente nublado
23°
33°
Lunes
Muy nublado
24°
34°
Martes
Chubascos
24°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
miércoles 15 de febrero de 2017, 01:00

Con la mirada limpia

Hoy meditamos el Evangelio según San Marcos 8, 22-26. El cristiano ha de saber –poniendo los medios necesarios– quedar a salvo de esa gran ola de sensualidad y consumismo que parece querer arrasarlo todo.

Los apóstoles alertaron a quienes se convertían a la fe para que vivieran la doctrina y la moral de Cristo, en un ambiente pagano bastante parecido al que en estos tiempos nos rodea. Si alguno no luchara de una manera decidida, sería arrastrado por ese clima de materialismo y de permisivismo.

Incluso en los países de honda tradición cristiana es patente cómo se han extendido modos de vivir y de pensar en oposición abierta con las exigencias morales de la fe cristiana y hasta de la misma ley natural.

¿Ocurre con nosotros algo semejante? ¿Sabemos cortar con diversiones, o dejamos de asistir a lugares que desdicen de un cristiano? ¿Cuidamos la fe y la santa pureza de los hijos, de los hermanos más pequeños, por ejemplo, cuando un programa de televisión es inconveniente? Pidamos al Señor una delicada conciencia para apartar con firmeza, sin titubeos, lo que nos separe de él o enfríe nuestro afán de seguirle.

El papa Francisco a propósito del evangelio de hoy dijo: “[...] Debemos de ponernos en guardia sobre la tentación de la indiferencia y la hostilidad que nos vuelven ciegos y sordos ante el sufrimiento de los demás [...]. La figura de este hombre ciego representa tristemente a tantas personas que, aún hoy, sufren discriminación y rechazo por parte de los demás”.

“[...] Seamos Misericordiosos como el Padre. Misericordiosos como el Señor, que pasa, se detiene, se dirige al ciego y le pregunta: ¿Qué puedo hacer por ti?”.

“Que Cristo, en el que brilla la fuerza de la misericordia de Dios, ilumine y sane también nuestros corazones, para que aprendamos a estar atentos a las necesidades de nuestros hermanos y celebremos las maravillas de su amor misericordioso. Muchas gracias”.

(Frases extractadas del libro hablar con Dios de Francisco Fernández Carvajal y https://www.pildorasdefe.net/liturgia/evangelio-del-dia-jesus-sana-ciego-trae-sanacion)