19 de agosto
Sábado
Poco nublado con tormentas
13°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
22°
Lunes
Despejado
11°
23°
Martes
Despejado
17°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
domingo 28 de mayo de 2017, 01:00

Con FTC y estado de excepción en 3 departamentos, suman 14 secuestros

Desde su conformación en agosto del 2013, y con un presupuesto ya gastado de aproximadamente 130 millones de dólares en su funcionamiento, la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) aún no logró el objetivo para el que fue creado: terminar con el Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP). En tres años y nueve meses de estado de excepción permanente en el Norte y con cerca de 1.200 hombres no fue capaz de dar un golpe certero. Más bien se le van de las manos los terroristas, como ocurrió en la noche del pasado 14 y madrugada del 15 de mayo últimos.

Esta fuerza bélica fue creada por el presidente de la República, quien avaló mediante un decreto el uso de las Fuerzas Armadas en cuestiones de seguridad interna, poniendo a tres departamentos en estado de excepción permanente. El comando de la FTC está a cargo de un militar, y coordina la tropa que involucra, además de militares, a policías y agentes especiales de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad).

Al principio, la misión de la FTC fue terminar con la única banda armada de tipo guerrilla que existía hasta ese momento en el Norte, y que en 16 años de acción delictiva había asesinado a 24 personas (10 policías y 14 civiles) y secuestrado a cuatro. En tres años y nueve meses ya secuestró a siete personas y oficialmente se le adjudican 42 muertes.

A dos días de la asunción de Horacio Cartes a la presidencia, el EPP cometía un cuádruple crimen. El presidente creó la FTC el 24 de agosto del 2013 y desde entonces están instalados los militares en San Pedro, Concepción y Amambay.

MÁS BANDAS. Además del EPP, en estos tres años y nueve meses de la Fuerza de Tarea Conjunta se formaron dos bandas más de supuestos insurgentes. Primero fue la Agrupación Campesina Armada (ACA), que fue liderada por los hermanos Alfredo y Albino Jara Larrea, expulsados del primer anillo del EPP por indisciplina. Estaba conformada por adolescentes y jóvenes y llevaron a cabo un secuestro. El segundo grupo es el Ejército del Mariscal López, encabezado por Alejandro Ramos Morel, quien también fue expulsado de la banda madre. Este grupo mantiene en cautiverio al ganadero Félix Urbieta.

Con el estado de excepción permanente se triplicaron hechos delictivos en el Norte. Un total de 14 personas fueron secuestradas, siete por el EPP, una por la ACA, una por el EML, y cinco fueron víctimas de bandas comunes cuyos casos se resolvieron en horas.

HOMICIDIOS. Además de los 24 asesinatos que las autoridades atribuyen a miembros del EPP en 16 años, contabilizamos 42 muertes (entre ellas cuentan como oficiales el atentado contra el capitán Enrique Piñánez y el suboficial José González) en tres años y nueve meses. Sacando a estos dos últimos, contamos con muertes atribuidas al EPP –no a otros grupos– en total 21 civiles, 8 policías y 11 militares. Es decir, las fuerzas públicas que conformaron la Fuerza de Tarea Conjunta sufrieron 21 bajas, 19 por el EPP y dos casos que siguen en la incógnita.

GOLPE. Si bien la FTC logró desmembrar la banda de la ACA, no pudo con el EPP ni con el EML. Hasta el momento, solo dos miembros del grupo de Osvaldo Villalba, alias comandante Javier González, fueron abatidos: Bernardo Coco Bernal Maíz y Claudelino Silva Cáceres. Fue el 2 de abril del 2014, cuando el primer anillo secuestró a Arlan Fick en Paso Tuyá, llevando al joven y asesinando a un uniformado y un civil.

¿GASTO? Tener un monto exacto de cuánto le costó al pueblo y el Estado paraguayo el estado de excepción permanente de tres años y nueve meses es tarea difícil, ya que la FTC no tiene un rubro específico en el Presupuesto General de Gastos de la Nación. Sí se tiene un estimado. La Sección de Gastos del Senado había realizado un análisis en base a informes remitidos por las FFAA y la Policía, estimando que en los años 2014 y 2015 se habían gastado 70 millones de dólares.

Es decir, con un promedio de 35 millones de dólares al año, se estima que al llegar a los cuatro años se tendría ya un gasto mínimo de 130 millones de dólares, con tres personas que aún permanecen secuestradas, dos por el EPP y uno por el EML.