4 de diciembre
Domingo
Parcialmente nublado
19°
31°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
lunes 22 de agosto de 2016, 01:00

Con capacitaciones buscan mejorar la conducta de jóvenes infractores

El día de hoy se llevará a cabo la bendición de la Casa Madre Tupãrenda en la ciudad de Itauguá, a las 10.00. Este lugar servirá como centro de formación laboral para la reinserción social de adolescentes que en algún momento tuvieron conflicto con la ley. Afirman que este local forma parte del cierre de circuito de trabajos que realizan desde el Servicio Nacional de Atención al Adolescente Infractor (Senaai).

El director del Senaai, Orlando Castillo, mencionó que si bien no son muchos los adolescentes que tras las asistencias en los centros, salieron con un cambio radical, el porcentaje que sí logró una conducta positiva, marca la diferencia, como el del joven Orlando, quien tuvo la oportunidad de encontrarse con el papa Francisco en la Costanera de Asunción e inspiró al Sumo Pontífice para hablar sobre el tema de la libertad, dejando de lado el discurso que tenía preparado.

Otro de los casos que mencionó es la de un adolescente que tras tomar clases de taekwondo y al tener una notable habilidad, consiguió trabajo en un gimnasio como entrenador. También se destacan casos de acceso a empleo en carpinterías y en rubros de ordenanzas, a través de las conexiones que realiza la Senaai con las empresas privadas. Además se destacan los jóvenes que son líderes de pabellón y capacitadores para sus pares.

Los procesos que realizan con los chicos van desde la asistencia escolar hasta capacitaciones en áreas de carpintería, manualidades, entre otros. El promedio de tiempo para trabajar con cada adolescente es de seis meses a un año; sin embargo, afirman que muchos no llegan a cerrar los ciclos como educación o asistencias psicológicas, ya que alcanzan el plazo establecido y deben salir, pues dependen de las medidas que el juez dicta.

“Los docentes coordinan sus actividades con los psicólogos del centro educativo, quienes evalúan a cada adolescentes y van estableciendo perfiles, lo que es complementado con el trabajo del área social que vincula a su familia y comunidad. Buscamos hacer una radiografía para establecer un plan de trabajo que se ajuste a su realidad”, expresó Castillo.

FORMACIÓN LABORAL. La casa Madre Tupãrenda albergará a 20 adolescentes de lunes a viernes, en horario diurno. Los mismos recibirán capacitaciones en las áreas de panadería y horticultura. Dicho adiestramiento sería por seis meses y los que ingresarán son preferentemente chicos de 17 años que se encuentran dentro de las evaluaciones que realiza la Senaai, que solicitará a los jueces una medida especial para que puedan asistir a este programa de reinserción.

La inversión de esta obra es de G. 1.000 millones y se inaugurará en el mes de octubre. Hoy se realiza la bendición de la casa.