17 de agosto
Jueves
Despejado
15°
28°
Viernes
Parcialmente nublado
19°
29°
Sábado
Tormentas
15°
28°
Domingo
Mayormente nublado
21°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Nacional
jueves 3 de agosto de 2017, 17:04

Con bajas temperaturas se deben acentuar cuidados

Con el ingreso de las bajas temperaturas se incrementan las enfermedades respiratorias como gripe, resfriado, neumonía, faringitis, alergias, otitis, entre otras.

Además, la humedad incrementa las infecciones en las mucosas y, por ende, muchos casos de conjuntivitis.

El Departamento de Epidemiología del Instituto de Previsión Social insta a la población a tomar las precauciones correspondientes.

Las personas deben usar tapabocas, lavarse las manos con agua y jabón, usar alcohol gel, usar pañuelitos desechables, observar el protocolo de la tos, no asistir a lugares públicos ni enviar a los chicos al colegio si presentan síntomas, discriminar los utensilios de personas enfermas de las sanas, ventilar los ambientes, vacunarse con tiempo –sobre todo a los grupos de riesgo–, no auto medicarse, visitar al médico.

Siempre es mejor prevenir que curar y de estar enfermo, ser riguroso con el tratamiento. Algunas enfermedades respiratorias pueden resultar fatales.

Las señales de emergencia a tener en cuenta son los siguientes:

En los niños:

Respiración acelerada o problemas para respirar, coloración azulada de la piel (cianosis), ingesta insuficiente de líquidos, dificultad para despertarse o falta de interacción, estado de irritación tal que el niño no quiere que lo sostengan.

Síntomas similares a los de la gripe que mejoran pero luego reaparecen con fiebre y agravamiento de la tos o fiebre con erupción.

Además de estos síntomas, se debe buscar atención médica de inmediato si algún niño presenta cualquiera de los siguientes signos: dificultad para ingerir alimentos, dificultad para respirar, llorar sin lágrimas. aumento significativo en la cantidad de pañales que el bebé humedece al orinar

En los adultos:

Dificultad para respirar o falta de aire, dolor o presión en el pecho o abdomen, mareos repentinos, confusión, vómitos graves o persistentes, síntomas similares a los de la gripe que mejoran, pero luego reaparecen con fiebre y agravamiento de la tos.

También se recomienda tener especial cuidado con la automedicación, práctica común que conlleva riesgos severos incluso en pastillas que no son familiares. Esto por varias razones, pero la principal es que cada persona es diferente y puede manifestar una reacción propia al medicamento.

Por eso, se recomienda no tomar ningún medicamento por iniciativa propia, lo cual resulta altamente peligroso, especialmente en las personas de edad, las embarazadas y los niños.

Cada medicamento y cada principio activo que lo compone traen consigo una reacción adversa. Estas van desde un simple enrojecimiento cutáneo hasta problemas mayores, como un paro respiratorio.