11 de diciembre
Domingo
Mayormente nublado
20°
30°
Lunes
Parcialmente nublado
22°
32°
Martes
Parcialmente nublado
21°
32°
Miércoles
Mayormente despejado
17°
30°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
miércoles 17 de agosto de 2016, 01:00

Comisaría 8ª queda sin patrulleras y vecinos viven a merced de ladrones

Agentes de la Octava Metropolitana del conflictivo barrio Roberto L. Petit se quedaron literalmente a pie, ya que dos de sus camionetas están visiblemente averiadas desde hace más de dos meses.

"Esta no es una comisaría, es un cementerio de chatarras", dice un vecino del barrio Roberto L. Petit, de Asunción, donde los pobladores se muestran impotentes ante la ola de inseguridad que azota al barrio, ubicado entre la zona de Cateura y el populoso barrio Obrero.

El edificio de la Comisaría Octava Metropolitana se pierde entre el paisaje de una montaña de motocicletas abandonadas, que se oxidan en el lugar, convertida en guarida de mosquitos y alimañas. Entre los vehículos abandonados en la sede policial, se encuentran dos patrulleras de marca Isuzu, que quedaron sin poder ser utilizadas desde hace más de dos meses.

Esta situación despertó la indignación de los vecinos que se ven desprotegidos ante la inseguridad reinante, ya que sostienen que los uniformados solo cuentan con una motocicleta para realizar los patrullajes en la zona.

"Ya pensamos incluso hacer una contribución para ayudar a levantar las patrulleras que están descompuestas. Nos ofrecimos para hacer una contribución directa", mencionó Luciana de Miranda, una de las pobladoras más antiguas del barrio. La mujer sostiene que los asaltos callejeros son tan constantes como los robos domiciliarios.

El comisario Narciso Aquino, jefe de la citada sede policial, reconoció el problema que están atravesando, pero buscó no darle mayor relevancia al hecho al asegurar que para fin de este mes ya contarán con una patrullera nueva.

Aquino –que fue requerido en dos ocasiones por un equipo de ÚH y en ninguna se hizo encontrar– se comunicó vía telefónica con el periodista, a quien le aseguró que el problema de la falta de medios está en vía de solución.

A PIE. Sin embargo, un oficial que presta servicio en esta comisaría y que prefirió no ser identificado, manifestó que el móvil 80, una camioneta Isuzu D-max, está parada hace cuatro meses, desde que chocó durante una persecución.

El uniformado también refirió que otro móvil de similares características se encuentra sin poder ser usado desde hace dos meses por desperfectos mecánicos. "Solo tenemos una motopatrullera. Todo el personal anda a pie o vienen patrulleras de otras comisarías a darnos apoyo", manifestó el oficial.

Eulogia de Fernández, otra de las pobladoras más antiguas, incluso manifestó que los policías que prestan servicio en la comisaría utilizan en algunas ocasiones sus vehículos particulares para realizar los procedimientos o para ir a verificar alguna denuncia.

Nilda Lovera, otra de las vecinas del barrio, reveló, por otro lado, que uno de los causantes de la inseguridad en la zona es el aumento de la cantidad de jóvenes adictos a las drogas, que buscan objetos para robar en las casas o en las calles, que luego los venden para hacerse de dinero con qué comprar sus dosis de crac, según afirmó la mujer.

Mientras tanto, al menos lo que resta del mes, los vecinos seguirán viviendo indefensos.