29 de marzo
Miércoles
Mayormente despejado
20°
33°
Jueves
Mayormente despejado
21°
33°
Viernes
Mayormente nublado
21°
33°
Sábado
Mayormente nublado
19°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
jueves 22 de diciembre de 2016, 01:00

Comandante asegura que no apañará a policías abusadores

El comandante de la Policía Nacional, Críspulo Sotelo, se refirió a la grave denuncia realizada por una madre, que afirmó que su hija de 13 años fue raptada y manoseada por dos agentes policiales, en la madrugada del lunes.

Sotelo, en conversación con la prensa, aseguró que no apañarán a ningún uniformado, en caso que las investigaciones confirmen que fueron policías los que cometieron el hecho.

“Primero, lamento que una persona tan joven tenga que ser alzada a la fuerza. Sea policía o no, es muy grave. Si es un efectivo policial, mucho más grave todavía y la ley misma habilita el doble de la sanción”, expresó el jefe policial que luego añadió que no se tendrá tolerancia con los culpables.

“La investigación sigue su curso. La Policía va a estar a disposición del Ministerio Público. Nunca hemos apañado, mucho menos ahora tratándose a una nena”, insistió.

La Policía, hasta el momento, mantiene mucho hermetismo en torno a este hecho. La comisaria Norma Vera, jefa de Asuntos Familiares, indicó que se está investigando el hecho y que una vez concluida la investigación, darán a conocer detalles del caso.

Vera se excusó diciendo que estaba participando de una reunión y afirmó que no podía brindar más declaraciones.

La fiscala Raquel Brítez, que investiga el caso por parte del Ministerio Público, expresó que la denuncia de la madre tiene fundamentos y que no se puede descartar que sean policías los que cometieron el hecho.

De acuerdo a la denuncia de la madre de la supuesta víctima, dos hombres uniformados alzaron a la fuerza a su hija en un automóvil de color azul y la llevaron a un motel, donde a punta de pistola le exigieron que se desnude.

La niña fue golpeada y manoseada, pero no fue abusada ya que los hombres recibieron una llamada telefónica de su jefe, según contó su madre.