25 de mayo
Miércoles
Lluvioso
19°
25°
Jueves
Lluvioso
17°
25°
Viernes
Cubierto
13°
24°
Sábado
Parcialmente nublado
10°
21°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 9 de febrero de 2017, 18:24

Colombia y Panamá crearán mecanismo para poner fin a disputa arancelaria

Bogotá, 9 feb (EFE).- Los Gobiernos de Colombia y Panamá acordaron hoy en la ciudad caribeña de Cartagena la creación de un mecanismo para tratar las diferencias comunes, especialmente en el campo comercial.

El acuerdo se logró en una reunión encabezada por la ministra de Comercio, Industria y Turismo de Colombia, María Claudia Lacouture, y su homólogo de Comercio e Industrias de Panamá, Augusto Arosemena.

A la cita, que se desarrolló a puerta cerrada en la Casa de Los Infantes de Cartagena, también asistieron los viceministros de Relaciones Exteriores de Colombia, Patty Londoño, y de Panamá, Luis Miguel Hincapié.

"Al término de la reunión, los ministros informaron que llegaron a un acuerdo sobre la implementación de un plan de acción que permita superar las diferencias entre los dos países", señaló el Ministerio Comercio, Industria y Turismo de Colombia en un comunicado.

Para ello, agregó, "mantendrán un diálogo constante en conversaciones a partir de la próxima semana".

A su turno, Arosemena calificó la reunión como positiva y fructífera en el camino de buscar una solución diplomática y de diálogo ante las medidas impuestas por el Gobierno colombiano.

"Los dos Gobiernos coinciden en la importancia de fortalecer las relaciones comerciales y buscar una solución viable que garantice el interés de ambos países que históricamente han sido importantes socios", precisó.

El funcionario panameño adelantó que se pusieron sobre la mesa las posibles acciones a tomar y que ahora corresponde a los equipos técnicos de cada país realizar sus evaluaciones a fin de determinar la viabilidad y el alcance en la aplicación de las mismas.

Las medidas, aclaró, serán anunciadas una vez sean aprobadas por las instancias correspondientes de cada nación.

Colombia tiene una balanza comercial ampliamente favorable. En 2016 exportó 1.912 millones de dólares, de los cuales 1.555 corresponden a productos minero energéticos y 356 a no minero energéticos, según cifras del Ministerio.

De otra parte, Colombia le compra a Panamá medicamentos, alcohol etílico, cigarrillos, tejidos de punto, pescado congelado, artículos de joyería y crustáceos.

Esas importaciones ascendieron el año pasado a 93 millones de dólares.

Tradicionalmente Colombia y Panamá han manejado sus relaciones bilaterales casi sin altibajos, pero la situación cambió en 2012 cuando Bogotá comenzó a aplicar aranceles del 10 % a los calzados y textiles, así como un cargo de 5 dólares por cada contenedor procedente de la Zona Libre de Colón (ZLC).

La reacción de Panamá no se hizo esperar y acudió a la Organización Mundial de Comercio (OMC) que falló a favor del itsmo con una demanda en la que pedía que Colombia no aplicará esas medidas.

El Gobierno colombiano ha reiterado que después del fallo de la OMC implementó las medidas para cumplir la decisión y que en ese sentido suspendió en noviembre pasado el arancel mixto que aplicaba.

Al tiempo, el Gobierno panameño se queja de que Colombia también aprobó dos decretos que endurecen los controles aduaneros y que dificultan de igual manera las importaciones de calzados y textiles procedentes de la ZLC.

En medio del rifirrafe entre Colombia y Panamá quedó el Tratado de Libre Comercio (TLC) firmado por los dos Gobiernos en 2013 luego de cuatro años de negociación.

El más reciente capítulo de las diferencias derivó en que Panamá suspendió, el pasado 12 de enero, la compra de dos lanchas patrulleras al Ejército colombiano, una medida de presión para que el país andino adopte "de una vez" el fallo de la OMC en contra del arancel a los textiles y calzados panameños, según dijo el ministro panameño Arosemena.

Panamá pagaría a Colombia por las dos embarcaciones unos 30 millones de dólares y su compra "fue suspendida hasta que podamos resolver la disputa comercial", insistió el ministro durante un balance de su gestión a finales del año pasado.

La transacción, que se acordó durante un encuentro entre los presidentes de ambos países el pasado octubre en una base aeronaval panameña, fue muy criticada por la opinión pública y el empresariado del país centroamericano, que pide a su Gobierno mano dura con Colombia.

La Zona Libre de Colón, la segunda más importante del mundo después de Hong Kong, pasa por una de las más graves crisis derivada del agotamiento de su modelo de negocios, a la difícil situación económica de Venezuela y al cobro de los aranceles de Colombia, sus principales mercados.

También ha influido la revalorización del dólar y la desaceleración china.