25 de marzo
Sábado
Mayormente nublado
24°
33°
Domingo
Tormentas
22°
28°
Lunes
Tormentas
22°
30°
Martes
Tormentas
22°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
viernes 17 de marzo de 2017, 11:13

Colombia presenta un proyecto que puede dejar libres entre 20.000 y 30.000 reos

Bogotá, 17 mar (EFE).- El ministro de Justicia de Colombia, Enrique Gil Botero, radicó ante el Congreso un proyecto que establece una rebaja de penas y que se estima que puede dejar en libertad de forma progresiva a entre 20.000 y 30.000 presos, confirmaron hoy fuentes oficiales.

Este proyecto excluye de la rebaja los casos de procesados o condenados por delitos como genocidio, homicidio doloso agravado, feminicidio, lesiones personales dolosas con agentes químicos, delitos contra las personas y bienes protegidos por el Derecho Internacional Humanitario, entre otros, indicó el Ministerio de Justicia en un comunicado.

Asimismo, quedan excluidos de los beneficios las personas condenadas por delitos de corrupción, explicó Gil Botero a Caracol Radio.

En este sentido, detalló que del proyecto no se beneficiarán quienes hayan sido condenados por delitos que tengan que ver con el derecho internacional humanitario, ni aquellos considerados como graves, entre los que incluyó los relacionados con corrupción.

Gil Botero también explicó que "no es que se abran las cárceles y salgan en estampida 20.000 presos", sino que los jueces valorarán cada caso y se hará de forma progresiva.

La rebaja de penas establecida en el presente proyecto será concedida por el juez del conocimiento, de oficio o a solicitud de parte, en el momento de dictar sentencia o, por el juez de ejecución de penas y medidas de seguridad.

El partido opositor Centro Democrático, fundado por el expresidente Álvaro Uribe, pidió que los presos condenados por delitos menos graves que los cometidos por miembros de las FARC vean sus penas reducidas con motivo de la visita del papa Francisco.

Sin embargo, Gil Botero recordó hoy que Colombia es un Estado laico, por lo que su propuesta va más allá de la visita del obispo de Roma.

El proyecto también tiene como objetivo "aliviar la crisis humanitaria que se presenta al interior de las cárceles".