9 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Martes
Mayormente nublado
21°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
domingo 23 de octubre de 2016, 14:07

Colapso del acuerdo comercial de Canadá con la UE amenaza con lastrar a Trudeau

Toronto (Canadá), 23 oct (EFE).- La ruptura de las negociaciones entre Canadá y la Unión Europea (UE) para la firma definitiva del acuerdo comercial CETA amenaza con convertirse en un fracaso de la política exterior del primer ministro canadiense, Justin Trudeau.

Hoy, uno de los líderes del opositor Partido Conservador de Canadá, James Moore, declaró a una radio canadiense que la cancelación del acuerdo comercial con la UE sería "devastador" para Canadá.

"CETA permite a bienes, productos y servicios canadienses el acceso a 500 millones de clientes europeos. El acuerdo de libre comercio es mayor que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Significa decenas de miles de empleos y el acceso sin precedentes a la segunda mayor economía del mundo", afirmó Moore.

"El hecho que ahora parece que está fracasando tiene enormes consecuencias para Canadá. Es devastador en términos de la futura prosperidad de Canadá", añadió el diputado conservador.

Moore fue parte del Gobierno del anterior primer ministro canadiense, Stephen Harper, que negoció durante siete años el acuerdo con la Unión Europea.

De hecho, Harper utilizó el acuerdo negociado con los europeos como una de sus principales armas políticas durante las elecciones de octubre de 2015 que finalmente perdió, permitiendo la llegada al poder del Partido Liberal del actual primer ministro, Justin Trudeau.

Para Trudeau, el colapso del acuerdo comercial con la UE sería el primer gran revés de su política exterior y se produciría justo cuando se cumple el primer aniversario de su llegada al poder.

El año en el poder tenía que haber sido celebrado en los próximos días con la firma en Bruselas del CETA junto con los líderes europeos aprovechando la visita que Trudeau tiene planeada para participar en la cumbre anual entre Canadá y la UE.

Pero ahora mismo, ni el viaje del primer ministro canadiense a la cumbre está confirmado.

Ottawa mantiene un total mutismo sobre si Trudeau irá a Europa para asistir a la cumbre.

Y en Europa, fuentes diplomáticas europeas señalaron a Efe que los presidentes del Consejo Europeo, Donald Tusk, y de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, hablarán mañana sobre la cumbre "primero con (el primer ministro belga), Charles Michel, y después con el primer ministro (de Canadá, Justin) Trudeau".

Canadá considera que el colapso de CETA es un asunto puramente europeo.

Como señaló ayer la ministra de Comercio Internacional de Canadá, Chrystia Freeland, tras reunirse una última vez con el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, "la pelota está en el terreno de Europa y es el momento que Europa acabe su trabajo".

Un portavoz del Ministerio de Comercio Internacional canadiense confirmó a Efe que Freeland se encuentra de vuelta en Canadá y que Ottawa espera que Europa desbloqueé el acuerdo para permitir su firma durante la cumbre UE-Canadá.

A pesar de que todas las partes coinciden en señalar que la responsabilidad del colapso de CETA es producto exclusivo de disensiones internas europeas, la oposición a Trudeau se encargará de que el primer ministro canadiense cargue con parte de la culpa del fracaso.

El viernes, la líder del Partido Conservador, Rona Ambrose, acusó a Trudeau de inmovilismo y le instó a "subirse a un avión" para salvar el acuerdo en el que Canadá ha puesto tantas esperanzas.

"Creo que hay una diferencia cuando tienes al líder de un país involucrado en negociaciones de este nivel", añadió Ambrose.

El fracaso de CETA puede ser el inicio de más malas noticias para Trudeau en el terreno internacional y comercial.

El otro gran acuerdo de libre comercio al que pertenece Canadá, el TLCAN, está bajo constante ataque en Estados Unidos por el candidato republicano a la presidencia, Donald Trump.

Y aunque las encuestas indican que Trump tiene escasas opciones de hacerse con la Casa Blanca tras las elecciones del 8 de noviembre, la retórica anticomercial del republicano ha calado en las posiciones de su rival, la demócrata Hillary Clinton por lo que el TLCAN podría estar en problemas en el futuro.

Lo mismo sucede con el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP) que Trudeau firmó aunque todavía tiene que ser ratificado en el Parlamento canadiense.

Trump ha denunciado el acuerdo y Clinton, tras apoyarlo inicialmente, ahora ha expresado su oposición, lo que de materializarse tras las elecciones presidenciales pondría presión para que Canadá no ratifique el tratado.

Julio César Rivas