10 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Martes
Mayormente nublado
21°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
sábado 30 de julio de 2016, 01:00

Clinton ofrece crecimiento y marca contraste con Trump

AFP

FILADELFIA - EEUU

Hillary Clinton lanzó las líneas maestras de su programa para llegar a la Casa Blanca, con un mensaje de optimismo en el futuro y promesas de crecimiento económico, en contraste con el panorama lúgubre presentado por el republicano Donald Trump.

Al fin de los 4 días de la Convención Nacional Demócrata, Clinton se convirtió en la primera mujer en alcanzar una candidatura presidencial por uno de los principales partidos en toda la historia política de Estados Unidos.

Inclusive su adversario en la disputa interna, el senador Bernie Sanders, saludó la hazaña histórica de Clinton al conseguir ser la abanderada demócrata para las elecciones de noviembre.

En su discurso de aceptación de la candidatura, Clinton prometió un gobierno en que la prioridad absoluta estará en la recuperación económica, en especial de los sectores más desfavorecidos.

“MUCHO POR HACER”. Clinton no escondió que “hay mucho por hacer”, y apuntó que “hay mucha desigualdad, poca movilidad social, mucha parálisis en Washington y muchas amenazas tanto internas como en el exterior”. Por ello, señaló, “no dejen que nadie les diga que nuestro país está fragilizado. No lo estamos”. Clinton formuló un llamado a que “miremos el futuro con coraje y confianza. Construyamos un mejor mañana para nuestros niños y nuestro país. Y cuando lo hagamos Estados Unidos será más grande que nunca”. Esta frase es una referencia directa al lema principal de la campaña de Trump (“Que Estados Unidos sea grande nuevamente”), y deja en evidencia la tentativa de marcar distancia del devastador diagnóstico formulado por el candidato republicano hace apenas una semana en la Convención Nacional del Partido Republicano en Ohio.

Escenario lúgubre. En su discurso de aceptación de la candidatura republicana, Trump había trazado un panorama desolador de la situación del país. Los estadounidenses, dijo, “no solo enfrentaban un desastre económico, sino que han tenido que vivir una humillación internacional tras otra”. Al analizar el desempeño de Clinton como secretaria de Estado, Trump no se guardó palabras. “Este es el legado de Hillary Clinton: muerte, destrucción y fragilidad”. Internamente, el panorama diseñado por Trump no era mucho mejor: “Unos 180.000 inmigrantes ilegales con antecedentes criminales, cuya deportación ya fue determinada por nuestro país, deambulan libres esta misma noche para amenazar a ciudadanos pacíficos”.