8 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Tormentas
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Editorial
lunes 4 de julio de 2016, 01:00

Ciudades fronterizas: Entre crisis económica e inseguridad

A la fuerte crisis que ya venían sintiendo Ciudad de Este y Salto del Guairá debido a la crisis que enfrenta el Brasil, ahora se agrega la inseguridad en Pedro Juan Caballero debido a varios asesinatos vinculados al tráfico de drogas. Esta situación agrega una complejidad más a las necesarias transformaciones de las ciudades fronterizas, que ya venían requiriendo una reconversión económica para dejar de depender de los vaivenes de la economía vecina. La inseguridad afecta al desempeño económico, más todavía si significa violencia extrema como la que se viene sucediendo. Es urgente un plan de desarrollo que incluya un fuerte componente de seguridad.

Si bien el caso de mayor trascendencia en las noticias siempre fue Ciudad del Este, no hay que olvidar a ciudades como Encarnación, Pedro Juan Caballero y Salto del Guairá, que suman una importante proporción de la población paraguaya y que también deben enfrentar la coyuntura económica de los vecinos y de los cambios en sus normativas y gobernantes.

Tanto Brasil como Argentina tienen economías fluctuantes y en constante movimiento. Frente a este contexto, también sus políticas son cambiantes, acordes con el dinamismo que exige el movimiento económico. La dinámica económica mundial y las condiciones internas en cada uno de estos países exigen a los gobiernos implementar cambios que afectan de manera directa a Paraguay.

Los recientes hechos de violencia en Pedro Juan Caballero agregan otro factor más de preocupación tanto para una buena convivencia social como para el desempeño económico. Aunque esta vez fue esta ciudad, Ciudad del Este o Salto del Guairá no están libres de riesgos y si no se implementan medidas preventivas la violencia puede trasladarse a lo largo de toda la frontera paraguaya.

Las políticas y los planes nacionales nunca han acompañado de manera explícita la problemática que enfrentan las ciudades fronterizas, lo que exige actualmente una rápida respuesta gubernamental. Es necesario diseñar e implementar planes de desarrollo regionales que consideren las potencialidades económicas de cada una de esas ciudades y sus respectivos distritos, así como los diferentes riesgos que enfrentan.

Las estrategias deben generar un entorno favorable a la inversión para la generación de empleos estables, seguros y bien remunerados, así como servicios de amplia cobertura y calidad. Estos distritos requieren una fuerte inversión en infraestructura vial, energética, social y en seguridad.

Dados los niveles de violencia vistos, es necesario incluir en los planes de desarrollo medidas urgentes y estructurales para enfrentar las causas y eliminarlas de raíz, antes que se agraven y se dispersen por el resto del país. En América Latina hay suficiente evidencia sobre la rápida expansión de la delincuencia organizada vinculada al tráfico de estupefacientes y armas si no se actúa de manera contundente. Esta es una tarea conjunta que debe enmarcarse en intervenciones estratégicas e integradas entre todas las instituciones públicas, tanto del Gobierno Central como de los gobiernos municipales y departamentales.

En estas ciudades se concentra una importante parte de la población paraguaya. Su buen desarrollo no solo impactará positivamente en sus respectivos distritos sino también en los distritos vecinos, ya que alrededor de esas grandes ciudades se están desarrollando otras muy importantes.