21 de enero
Sábado
Mayormente despejado
24°
36°
Domingo
Poco nublado con tormentas
24°
35°
Lunes
Muy nublado
24°
35°
Martes
Muy nublado
24°
34°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
lunes 1 de agosto de 2016, 14:50

Cientos de litros de "poción mágica" para no enfermar en agosto en Paraguay

Asunción, 1 ago (EFE).- El Mercado 4 de Asunción, el más grande de Paraguay, se volcó hoy con la venta de centenares de litros de "carrulim", la bebida típica guaraní hecha a base de caña de azúcar destilada, ruda y limón que, según la tradición, ayuda a evitar las enfermedades aparejadas al cálido viento norte de agosto.

Como cada año, el mercado se rebosó de visitantes que se acercaron a los puestos de la zona conocida como "el Paseo de los Yuyos" (plantas medicinales) para adquirir esta bebida, que se prepara un mes antes y se vende convenientemente embotellada.

Todos ellos convencidos de las propiedades curativas de un brebaje que se cree actúa contra los desmanes del clima del agosto paraguayo, el mes en el que la gente se enferma y se vuelve "kaigüé" (desganada, en guaraní).

Lo refrenda así el popular dicho guaraní de "Agosto: vaka piru ha guaiguî reraha"(agosto es el mes en el que mueren las vacas flacas).

En base a esa tradición, las "yuyeras", como se conoce a las vendedoras de plantas medicinales, hicieron hoy su "agosto" con el carrulim, que se vendió a 5.000 guaraníes (1 dólar) la unidad.

Este año el objetivo fue superar los 500 litros que se vendieron el año pasado, cuando se celebró por vez primera el Poha Ñaná, Día Nacional de la plantas medicinales.

"Tenemos un aumento de ventas de carrulim en el Paseo de los Yuyos y creo que estamos superando las expectativas que nos trazamos. La idea es consumir todos los 800 litros de caña, ruda y limón", dijo a Efe Javier Torres, el organizador del evento.

Torres destacó la importancia de mantener esa tradición "porque cada 1 de agosto, el octavo mes del año, se renueva la sangre porque es el mes de mala "vibra" y mala "onda'".

"Es una creencia nuestra muy arraigada en la cultura paraguaya", añadió.

Sobre la forma de ingerir el carrulim el 1 de agosto, una de sus vendedoras, Cristina Amarilla, dijo a Efe que se debe tomar en siete tragos para lograr el objetivo de "depurar la sangre, ser una persona más fuerte y no enfermarte".

Amarilla, que vende hierbas desde hace 30 años en el Paseo de los Yuyos, explicó que quien cae enfermo durante el año es porque no tomó el carrulim en agosto.

"Eso (el carrulim) ayuda a la gente, especialmente a las personas de edad, ayuda a ser fuerte, a no enfermarte, porque viene mucha gripe y viene el dengue. Todas las enfermedades que vienen, las ataca", destacó Amarilla.

La receta tradicional de este amargo licor artesanal no tiene un origen certero, aunque pasa de abuelas a madres y de estas a sus hijas, según explicó Aparicia Ramírez, que lleva más de medio siglo vendiendo plantas medicinales.

"La tradicional (receta) de carrulim (...) se prepara con la ruda y la corteza de guaviramí, con caña blanca. Tienes que tomar tempranito siete traguitos chiquititos no más", indicó Ramírez.

A ella se lo preparaba su abuela, quien también le decía que tenía que tomar siete tipos diferentes de hierbas en el tradicional tereré, una mezcla de agua fría con diferentes remedios que se sirve sobre hierba mate.

"Primero tienes que tomar las siete clases de remedio, pynoí, caapiky, flor de agosto, agrial, santa Lucía... y completar siete clases. Y después el carrulim", afirmó Ramírez.

Ahora es ella, a sus 70 años, quien enseña a los compradores del Mercado 4 la manera de seguir la tradición del primero de agosto.

"A veces hay gente que no quiere tomar el remedio yuyo, y el remedio yuyo es normal y natural, no tiene drogas ni nada. Tienes que tomar porque todos tenemos una enfermedad, dolor de cabeza, dolor de huesos. Es la tradición", explicó.

Sin embargo, la yuyera advirtió que se debe ser moderado con el carrulim y tomarlo en pocos y ligeros tragos porque quien abusa "nde monga'ú" (se emborracha, en guaraní).

Alberto Peña