3 de diciembre
Sábado
Nublado con chubascos
21°
27°
Domingo
Mayormente despejado
20°
31°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 1 de noviembre de 2016, 10:15

China y Malasia firman un acuerdo de defensa durante la visita de Najib a Pekín

Pekín, 1 nov (EFE).- China y Malasia, cuyo primer ministro, Najib Razak, se encuentra de visita en Pekín, firmaron hoy un acuerdo de defensa de un periodo de dos años, lo que supone un acercamiento sustancial entre ambos países en medio de disputas por territorios del mar de China Meridional.

El acuerdo con China incluye la compra y construcción de cuatro barcos para "misiones costeras", lo que supone un "hito", indicó hoy Najib, en declaraciones publicadas por el diario malasio "The Star".

"Lo llamo un hito porque, antes de esto, nunca habíamos comprado tales barcos de China", señaló Najib a algunos medios tras la firma de acuerdos, que presenció junto a su par chino, Li Keqiang, según imágenes de la cadena de televisión china CCTV.

El primer ministro aseguró que el acuerdo "podría ser extendido" y dijo, además, que Pekín ha acordado conceder "préstamos blandos" a Malasia para la construcción de la línea ferroviaria de la costa este.

En total, ambos países firmaron hoy 14 acuerdos en Pekín, donde Najib fue recibido por Li en el Gran Palacio del Pueblo de Pekín (sede del Legislativo).

Los acuerdos ocurren después de que el ministro de Defensa de Malasia, Hishammuddin Hussein, quien acompaña a Najib en su viaje a Pekín, adelantara en redes sociales la pasada semana que el país firmaría un contrato para comprar barcos patrulla de China.

Malasia es uno de los países de la región, junto a Filipinas, Vietnam, Brunei o Taiwán, que se disputa territorios e islas (fundamentalmente los archipiélagos Spratly y Paracel) con China, aunque en las últimas semanas se ha producido un giro de la situación favorable a Pekín.

La visita de Najib a Pekín sucede sólo un par de semanas después de que el presidente filipino, Rodrigo Duterte, afirmara en la capital china su "separación" de EE.UU. y su acercamiento a China.

Las declaraciones de Duterte supusieron, en teoría, un viraje de 180 grados de la diplomacia filipina y afectaron al balance de poderes en la región, con Manila como uno de los aliados clave de Washington para el "giro hacia Asia" de su política exterior.

En la misma línea, la aproximación de Najib a China, principal socio comercial de Malasia, ocurre mientras Kuala Lumpur se distancia también de Washington, en su caso por un escándalo en el que se acusa al primer ministro malasio de desviar a sus cuentas al menos mil millones de dólares del fondo de inversión público 1MDB.

El departamento de Justicia de EE.UU. inició la confiscación de bienes de un valor de 1.000 millones de dólares supuestamente comprados por parientes y asociados de Najib con dinero robado de 1MDB, que el primer ministro malasio niega.

China, por su parte, no sólo se ha mantenido al margen del escándalo, sino que cuando 1MDB lanzó una subasta de activos para recuperar solvencia, compañías estatales chinas invirtieron cuantiosas sumas, evitando la bancarrota del fondo.

Najib llegó el lunes a Pekín, y, tras reunirse hoy con Li, se espera que esta semana se vea también con el presidente, Xi Jinping, y con líderes del mundo empresarial chino, entre ellos el fundador del gigante del comercio electrónico Alibaba, Jack Ma.

En una rueda de prensa en Pekín antes de la firma de acuerdos, la portavoz de Asuntos Exteriores Hua Chunying adelantó que "los intercambios militares (entre ambos países) habían logrado un importante progreso".