6 de diciembre
Martes
Tormentas
22°
29°
Miércoles
Poco nublado con tormentas
23°
30°
Jueves
Tormentas
21°
27°
Viernes
Lluvioso
20°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 13 de julio de 2016, 02:16

China reitera su oposición al fallo de corte de La Haya en un Libro Blanco

Pekín, 13 jun (EFE).- El Gobierno chino publicó hoy un Libro Blanco en el que reitera sus argumentos para defender su soberanía sobre la práctica totalidad del mar de China Meridional y se opone de nuevo al fallo de la Corte Permanente de Arbitraje de La Haya que ayer dio la razón a Filipinas en su contencioso con China.

Las reclamaciones de soberanía de Filipinas son "infundadas", subraya el Libro Blanco, que contiene casi 150 argumentos para explicar la postura de China con respecto a los conflictos territoriales que mantiene en esas aguas, no sólo con Manila.

Durante su presentación hoy en Pekín, un viceministro de Asuntos Exteriores, Liu Zhenmin, enfatizó que la citada corte "no tiene jurisdicción y su fallo no tiene valor y es ilegal".

"Este fallo injusto no puede ser la base para reducir las diferencias, porque tiene intención de negar nuestra soberanía y derechos e intereses marítimos, así como legitimar las reclamaciones de Filipinas".

De los 15 puntos reclamados por Filipinas, el fallo le da la razón directamente en todos menos tres, en los que matiza las demandas filipinas.

Así, resuelve que China ha infringido la Convención de la ONU sobre el Derecho Marítimo con la "línea de los nueve puntos" (que abarca la práctica totalidad de esas aguas) que utilizaba para delinear sus reivindicaciones, o sus obligaciones de abstenerse a agravar las disputas con Filipinas al construir islas artificiales en las disputadas Spratly.

En el Libro Blanco, China arguye que la señalada línea fue trazada y publicada por el país en 1948, y que, desde la fundación de la República Popular de China un año después, ha defendido su soberanía y sus derechos e intereses en el mar de China Meridional.

Las islas del mar de China Meridional, añade, "han sido extensamente reconocidas como parte del territorio chino por la comunidad internacional desde el fin de la Segunda Guerra Mundial".

El viceministro de Exteriores chino, no obstante, tendió la mano a Filipinas para "volver a la mesa de negociaciones para resolver las disputas y mejorar las relaciones una vez el proceso culmine".

En contra de lo que pedía Manila, el tribunal no consideró necesario incluir una declaración que estipulara que en el futuro China debería respetar los derechos y libertades de Filipinas y cumplir sus obligaciones según la Convención aplicable.

El Libro Blanco añade que China es "una fuerza importante para mantener la paz y la estabilidad en el mar de China Meridional", y que "apoya el beneficio mutuo, la cooperación y está comprometida a continuar trabajando con otros países de la zona".