8 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Lluvioso
20°
26°
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
domingo 28 de agosto de 2016, 23:45

China reemplaza a su máximo dirigente en el Tíbet

Pekín, 29 ago (EFE).- El Partido Comunista de China (PCCh) anunció el fin de semana el nombramiento de Wu Yingjie como nuevo secretario general de la formación en la región autónoma del Tíbet, un puesto muy delicado dadas las frecuentes tensiones entre la población autóctona y los chinos de la etnia mayoritaria han.

Según un comunicado oficial de la formación, Wu sustituye a Chen Quanguo, quien dejará también sus cargos en el comité central del PCCh en la región, por razones no detalladas.

Wu ha desarrollado casi toda su carrera política en la región tibetana, en la que ya ha sido vicegobernador y jefe de propaganda.

Como su antecesor, es de etnia han, siguiendo con la tradición de que en las regiones autónomas de minorías étnicas (Tíbet, Xinjiang, Mongolia Interior) el gobernador pertenezca a esas etnias mientras que el secretario regional del PCCh (el cargo con mayor poder en esas zonas) sea de la mayoritaria han.

Además de este cambio, el PCCh anunció el domingo la sustitución de los secretarios generales de las provincias de Hunan y Yunnan, ambas en el sur del país, cargos que serán asumidos por dos aliados del presidente Xi Jinping que trabajaron junto a él en su época de principal responsable del partido en Shanghái (este).

Los cambios se anuncian a un año de que se celebre el decisivo XIX Congreso de PCCh, en el que se espera que haya otros importantes reemplazos en la cúpula central del partido, mientras Xi maniobra para atraer a ella a sus principales aliados.

El Tíbet, conquistado por China en tiempos de la dinastía Qing (1644-1911), fue ocupado por las tropas comunistas de Mao Zedong a principios de los años 50, y vivió en 1959 una rebelión que desencadenó la huida del Dalai Lama, su líder religioso y político, quien continúa exiliado en India.

Pekín defiende que la imposición del régimen comunista en la región del Himalaya liberó a los tibetanos de un régimen teocrático y feudal, mientras que grupos de derechos humanos en el exilio aseguran que China reprime la religión, cultura y libertad de los ciudadanos del Tíbet.