5 de diciembre
Lunes
Despejado
22°
33°
Martes
Mayormente nublado
22°
32°
Miércoles
Mayormente nublado con tormentas
23°
32°
Jueves
Lluvioso
21°
28°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
lunes 15 de agosto de 2016, 02:08

China espera que la cumbre de Hangzhou mejore la imagen de la globalización

Pekín, 15 ago (EFE).- Avanzar hacia una globalización más "inclusiva", en la que no haya sectores sociales que se sientan perjudicados, será uno de los grandes objetivos de la Cumbre del G20 que se celebrará los días 3 y 4 de septiembre en Hangzhou (este), señalaron hoy altos cargos de China al presentar ese evento.

"Es necesario crear un sentimiento de mayor satisfacción, que la gente vea que le beneficia también", reconoció el viceministro de Finanzas Zhu Huangyao en la rueda de prensa para presentar los objetivos del país anfitrión de cara a la cumbre.

El encuentro, que se celebrará en el Centro de Exposiciones Internacionales de Hangzhou tendrá por lema "hacia una economía mundial innovadora, vigorosa, interconectada e inclusiva", y para China es una nueva oportunidad de mostrar su capacidad organizativa.

"El objetivo es ofrecer nuevas direcciones para la economía mundial" y también "cambiar soluciones a la crisis a corto plazo por medidas sistemáticas a largo plazo", subrayó en la rueda de prensa el viceministo de Asuntos Exteriores chino Li Baodong.

Li confirmó que el presidente chino, Xi Jinping, será el anfitrión de la cumbre, y que al margen de ella celebrará reuniones bilaterales con miembros de las 20 principales economías del mundo, además de una reunión informal de los BRICS (bloque de emergentes formado por China, Brasil, India, Rusia y Sudáfrica).

Preguntado sobre si conflictos internacionales como el del Mar de China Meridional, que enfrenta a Pekín con Washington, formarán parte de esas conversaciones, Li aseguró que el G20 "se centrará en la economía y no debe ser distraído por otros temas".

Tampoco descartó, en el mismo sentido, que Xi se reúna con los líderes de EEUU, Corea del Sur o Japón, pese a las fricciones políticas que han surgido por la aprobación del escudo antimisiles THAAD en territorio surcoreano, algo que Pekín considera una amenaza a su propia seguridad y defensa.

En todo caso, el país anfitrión espera que las cuestiones económicas presidan la cumbre, de la que podría salir un llamado "Plan Hangzhou" para intentar afrontar los nuevos retos globales.

"En momentos de falta de fuerzas de impulso debemos promover reformas estructurales y ofrecer nuevas soluciones para un crecimiento robusto, sostenido y equilibrado", señalaron hoy los representantes del Gobierno chino.

En las reuniones, anticiparon, Pekín seguirá presionando para una reforma en el sistema de cuotas de gobierno del Fondo Monetario Internacional que dé mayor voz a economías emergentes y en desarrollo.

El vicegobernador del Banco Popular de China, Yi Gang, destacó que la cumbre se celebrará pocas semanas antes de que, el 1 de octubre, el yuan forme parte oficialmente de la cesta de los Derechos Especiales de Giro (SDR, en inglés), la divisa interna del FMI, por lo que la internacionalización de la moneda china será otra cuestión a discutir.

La cumbre se celebrará en un momento de incertidumbre sobre los adversos efectos de la globalización también en economías desarrolladas, algo que según observadores explica fenómenos como el brexit -la salida británica de la UE- o el ascenso de figuras como Donald Trump en las elecciones presidenciales de EEUU.

"Algunos países siguen una tendencia antiglobalizadora, pero eso no refleja la dirección fundamental del mundo", comentó Zhu, quien reconoció que esos fenómenos o el sentimiento en algunas economías de que el ascenso de China les ha perjudicado son "grandes cuestiones para la comunidad internacional".

"Algunos grupos se han sentido marginados, por lo que el principal objetivo de las políticas ha de ser la gente", concluyó el viceministro.