2 de diciembre
Viernes
Poco nublado con tormentas
22°
33°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
29°
Domingo
Mayormente despejado
20°
31°
Lunes
Mayormente despejado
24°
34°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
viernes 2 de septiembre de 2016, 10:14

China apuesta a fondo por dar la mejor cara en la cumbre del G20

Hangzhou (China), 2 sep (EFE).- Acostumbradas a esmerarse a fondo en la organización de citas internacionales, las autoridades chinas han hecho un esfuerzo especial en la cumbre del G20 que comienza el domingo en la ciudad de Hangzhou, para la que se han superado a sí mismas en inversión y preparativos.

Pekín busca que esta cita, probablemente la más importante a nivel internacional que ha acogido jamás China, consolide y muestre al mundo la cara más positiva de su ascenso a la primera línea de las potencias internacionales.

Con todos los preparativos ultimados, los primeros líderes extranjeros comenzaron a llegar hoy para una cumbre que comienza realmente en la tarde del domingo, y que va a convertir hasta el lunes a esta histórica ciudad en la capital de la diplomacia mundial.

El agravamiento, aún mayor, del conflicto sirio en las últimas semanas; el aumento de las tensiones en Ucrania, la situación en Turquía y, en el lado económico, la búsqueda de un plan de revitalización a nivel global, dominarán las sesiones y las múltiples reuniones bilaterales que tendrán lugar al margen de la cumbre.

Hangzhou, además, será el escenario donde debuten en el nivel de las grandes cumbres el nuevo presidente brasileño, Michel Temer, y la primera ministra británica, Theresa May.

Para esta cumbre del G20, las autoridades han echado el resto, con una reforma urbanística de la ciudad, que tiene fama de ser una de las más bonitas de China, si bien el presupuesto dedicado al proyecto y a embellecer la ciudad es secreto.

Las autoridades hablan de que han reclutado a 760.000 voluntarios, muchos de ellos fácilmente reconocibles por sus uniformes de colores blanco y azul cielo.

Hangzhou es una moderna ciudad de 9 millones de habitantes, pero su centro urbano está prácticamente vacío, ya que el Gobierno decretó una semana de vacaciones obligatorias y gran parte de la población se ha ido fuera, lo que facilitará el paso de las caravanas oficiales y ayudará a prevenir los atascos.

Según medios locales, las autoridades han aprobado subvenciones y descuentos por valor de unos 10.000 millones de yuanes (1.333 millones de euros) para que los habitantes de los distritos "evacuados" se vayan a hacer turismo.

Entre los que se han quedado, la solución ha sido acumular comida para una semana, ya que tiendas y supermercados están cerrados, junto con los comercios de toda la zona central y turística de la ciudad.

En el famoso Lago del Oeste "se pueden llegar a juntar de 10.000 a 20.000 personas", explicaba a Efe un voluntario local que supervisaba el lugar turístico más conocido de la ciudad, mientras señalaba que apenas hoy había como mucho una veintena, ya que estos días solo se permite el acceso a visitantes relacionados con la cumbre.

El festivo obligatorio ha contribuido, junto a otra serie de medidas para restringir el tráfico en toda la provincia de Zhejiang (de 55 millones de habitantes), a evitar otro problema que las autoridades chinas intentan evitar a toda costa: la elevada contaminación atmosférica de sus urbes.

Así, el cielo de Hangzhou luce hoy un azul resplandeciente, igual que Pekín para la cumbre de la APEC de noviembre de 2012.

Finalmente, el dispositivo de seguridad es mayúsculo, pero las autoridades no han divulgado datos concretos, ni siquiera la cifra de policías y soldados movilizados. Sin embargo, la presencia de uniformados (reforzados por los sempiternos vigilantes vecinales del brazalete rojo) y vehículos, entre ellos algunos blindados, es constante por las calles.

Y a fin de prevenir hipotéticas protestas durante la cumbre, esta semana se ha sabido que las autoridades chinas han detenido o forzado a "viajar" a activistas, disidentes y otros ciudadanos en varias partes del país, entre ellos el destacado defensor de los derechos humanos Hu Jia.

Por Rafael Cañas