4 de diciembre
Domingo
Mayormente despejado
19°
30°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 30 de agosto de 2016, 13:10

Chile es hoy un país imaginado por José Balmes, dice Michelle Bachelet

Santiago de Chile, 30 ago (EFE).- La presidenta chilena, Michelle Bachelet, afirmó que de cierta forma Chile es hoy un país imaginado por José Balmes, al homenajear al pintor chileno-español fallecido a los 89 años el pasado domingo.

"Los pueblos existen también en parte gracias a la imaginación de sus pintores, de sus poetas, de sus cantores. Y Chile es hoy un país imaginado por Balmes", precisó la mandataria durante la ceremonia de despedida del artista, ganador en 1999 del Premio Nacional de Artes Plásticas y del Premio Altazor en 2002.

La ceremonia tuvo lugar en el Salón Blanco del Museo Nacional de Bellas Artes, en el que fueron velados los restos de Balmes, quien llegó a Chile a los 12 años en el mítico viaje del barco Winnipeg, gestionado en 1939 por el poeta Pablo Neruda para más de 2.000 refugiados de la Guerra Civil española.

"¿Cuánto le debemos a este compatriota singular, lleno de energía, reflexivo, genial, generoso?", se preguntó Bachelet en alusión al genio artístico de Balmes, que no sólo renovó en Chile el arte de la pintura, sino que además fue el formador de varias generaciones de artistas y un luchador tesonero por la justicia social.

"José se entregó con generosidad a esta tierra que lo recibió, junto a un puñado de fugitivos como él y permeó con su arte nuestra vida colectiva", destacó Bachelet, cuyo Gobierno decretó este martes duelo nacional por el deceso del artista.

Miembro del Partido Comunista, José Balmes, nacido en 1927 en la localidad catalana de Montesquiu, vivió un doble exilio tras el golpe de Augusto Pinochet en 1973, cuando debió marcharse a París, donde permaneció hasta 1986.

En ese contexto, Michelle Bachelet subrayó que Balmes "se entregó con generosidad y compromiso a una historia colectiva que a lo largo del siglo XX fue dolorosa, desgarrada y marcada por las luchas de liberación que sacudían el mundo".

Resaltó también que "los conflictos nunca dejaron de ser humanos para él, aunque le tocó vivir y pintar en una época especialmente difícil, y por lo mismo, apasionante, pero entendió que los procesos sociales no solo son acompañados por la inmensa variedad de la creación humana, sino que se nutren de ella".

"Nos falta todavía para ser dignos de su trazo vigoroso y de su gesto inconfundible, pero venimos de ahí, de sus banderas desgarradas, de sus panes inconfundibles, de sus enormes manchas rojas, de esos objetos modestos y cotidianos que incluía en sus cuadros", remarcó la presidenta de Chile.

Elogió además "la imaginación desbordante y generosa" del artista y comparó la magnitud de su obra con "los versos de Gabriela Mistral, las canciones de Violeta Parra o el teatro de Andrés Pérez".

Destacó finalmente la relación de José Balmes y de su esposa, la pintora Gracia Barrios, nacida el mismo año que su marido y como él, galardonada en 2011 con el Premio Nacional de Artes Plásticas.

"La historia de amor de estos dos tremendos artistas es también parte del legado que José Balmes nos ha dejado, junto con su pintura", indicó.

Tras el acto, al que asistieron centenares de personas, los restos de José Balmes fueron trasladados para ser sepultados a la localidad rural de El Totoral, cercana a Isla Negra, a unos 120 kilómetros al suroeste de Santiago.