29 de mayo
Miércoles
Lluvioso
19°
25°
Jueves
Lluvioso
17°
25°
Viernes
Cubierto
13°
24°
Sábado
Parcialmente nublado
10°
21°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
viernes 17 de marzo de 2017, 13:44

Chile consultará a países el pedido de Almagro de suspender a Venezuela de la OEA

Santiago de Chile, 17 mar (EFE).- El canciller de Chile, Heraldo Muñoz, dijo hoy que conversará con sus colegas latinoamericanos antes de emitir una opinión sobre la petición del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, de suspender a Venezuela del organismo.

"El propósito fundamental de Chile es colaborar para que se encuentre una salida democrática a la crisis humanitaria, política y económica que vive Venezuela. Veremos cuál es el conducto más eficiente para que se logre ese objetivo en consulta con los cancilleres de la región", dijo Muñoz en una rueda de prensa.

El ministro afirmó que Chile "considerará" en su postura sobre el asunto el informe que Almagro presentó el martes pasado en el que sugiere suspender a Venezuela de la OEA si no celebra "elecciones generales completas a la mayor brevedad" con observadores internacionales para que sean "libres, justas y transparentes".

"Vamos a continuar con las consultas con otros cancilleres latinoamericanos y caribeños para persistir en el camino de la paz, la democracia y el respeto a los derechos humanos en Venezuela", quien agregó que en último término "son los propios venezolanos los que tienen que determinar su futuro".

El jefe de la diplomacia chilena abordó hoy este y otros asuntos durante una reunión en la Cancillería con el representante de Chile ante la OEA, Juan Aníbal Barría.

La propuesta del secretario general de la OEA no ha logrado por ahora generar consenso en los países latinoamericanos.

El Gobierno peruano sugirió este jueves invocar la Carta Democrática Interamericana para que la OEA pueda abordar la crisis en Venezuela, mientras que el presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, se opuso a la suspensión y se inclinó por una solución electoral.