17 de agosto
Jueves
Despejado
15°
28°
Viernes
Parcialmente nublado
18°
29°
Sábado
Poco nublado con tormentas
15°
28°
Domingo
Mayormente despejado
21°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Deportes
domingo 6 de agosto de 2017, 01:00

Cerro se estrella ante el bravo Inde

Ángel Barrientos

@Angbarrientos

Cerro Porteño desencanta y se desploma ante un práctico y contundente Independiente. Las críticas comienzan a tomar fuerza hacia Leonel Álvarez.

Los azulgranas evidenciaron más dudas que certezas en su exposición futbolística. Los cambios de nombres en el once, especialmente en la defensa, fueron perjudiciales. Los defensores centrales tuvieron muchos problemas y no supieron contener los pocos avances del rival. Cerro no solo perdió los puntos en la cancha, sino también en la estrategia desde el banco de suplentes.

ESCASA PROFUNDIDAD. El Ciclón no encontró la forma de alterar la doble muralla rival. Las propuestas ofensivas, todas anunciadas, fueron repelidas por los defensores de Independiente. El medio sector, esta vez, tuvo un lento traslado de la pelota y los extremos carecieron de profundidad. La solitaria lucha de Ortigoza, que siempre tuvo que salir del área para tocar el balón, no tuvo el efecto esperado. Cerro careció de fantasía y variantes futbolísticas para sorprender al rival.

TRABAJADO. El equipo de Celso Ayala ejecutó en la cancha lo preparado desde la planificación, conscientes de sus limitaciones y virtudes. La velocidad de Brahian Ayala y el manejo de los tiempos con el venezolano Acosta en el medio fueron claves. Independiente dañó a Cerro las veces que se propuso y defendió con éxito durante todo el partido. Merecido triunfo del equipo de Campo Grande ante un desdibujado cuadro azulgrana que no termina de convencer bajo la dirección técnica de Álvarez.

Es imperiosa la necesidad de sacar resultados en barrio Obrero antes que el torneo local, si bien es temprano, comience a proyectarse hacia otros equipos. Baja producción del Ciclón en tres partidos (dos derrotas y una victoria), ante rivales que en los papeles son inferiores. De no llegar las victorias, la era Álvarez pronto tendrá fecha de vencimiento.