4 de diciembre
Domingo
Parcialmente nublado
19°
31°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 17 de agosto de 2016, 11:46

Casi 70.000 afectados por las inundaciones en Asunción regresaron a sus casas

Asunción, 17 ago (EFE).- Unas 70.000 personas del total de 75.000 desplazadas en Asunción por las inundaciones del pasado diciembre regresaron ya a sus hogares tras el descenso del nivel del río, informó hoy a Efe el jefe de operaciones de la estatal Secretaría de Emergencia Nacional (SEN), David Avendaño.

Avendaño explicó que el retorno se fue produciendo durante los pasados meses a medida que disminuyó la altura del río Paraguay y que en la actualidad son 5.000 personas las que siguen viviendo en los refugios que tras la crecida se instalaron en la capital.

Por su parte, la Municipalidad de Asunción, que durante la crecida cifró en 100.000 el total de personas desplazadas, calcula que actualmente permanecen fuera de sus hogares unas 12.000 personas.

La diferencia en las cifras radica en que la SEN censa solo a personas ubicadas en refugios, mientras que la Municipalidad contabiliza a todas las que dejaron sus casas por las inundaciones, algunas de las cuales se albergan en viviendas de familiares o en otros alojamientos, explicó el director general de Gestión y Reducción de Riesgos de Desastres, Víctor Hugo Julio.

Ambas instituciones iniciaron hace seis semanas el Operativo Retorno de las últimas familias de desplazados que permanecían en los refugios, precarias casetas de madera instaladas en parques y espacios públicos de la capital.

El retorno fue posible gracias al descenso en el nivel del río Paraguay, que hoy se sitúa en 3,18 metros a su paso por Asunción, lejos del pico que alcanzó a comienzos de 2016, cuando se ubicó en 7,88 metros de altura.

Antes de regresar a sus casas, la SEN, junto a las compañías estatales de electricidad, agua y saneamiento, comprobó el estado de las viviendas, restableció los servicios básicos, y efectuó tareas de limpieza para que volvieran a ser habitables, explicó Avendaño.

También reforzó los materiales de construcción de las casas dañadas por la crecida, prestó vehículos de mudanza para el traslado de muebles y enseres de los desplazados y les proporcionó paquetes de alimentos, agregó.

La entidad estatal prevé que a lo largo de la próxima semana se complete el operativo de retorno de las restantes familias a sus hogares y estima que puedan permanecer en ellos de forma indefinida, ya que hasta el momento "no se tienen datos" sobre una nueva crecida del río Paraguay en los próximos meses, dijo Avendaño.

Los barrios asuncenos más golpeados por las inundaciones de diciembre pasado fueron los conocidos como Bañados, áreas inundables en la ribera del río Paraguay, donde se asientan poblaciones pobres y personas que migraron del campo a la capital.

Pobladores de estas zonas se encuentran acampados desde comienzos de agosto en el Bañado Norte para exigir al Gobierno la construcción de una infraestructura que les proteja de las inundaciones, y sirva como solución definitiva ante las crecidas que periódicamente les obligan a dejar sus casas.