9 de diciembre
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
27°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
31°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
lunes 25 de julio de 2016, 14:30

Casa Blanca advierte a Trump que abandonar OMC tendría "grave" efecto en EE.UU.

Washington, 25 jul (EFE).- La Casa Blanca criticó hoy al candidato presidencial republicano, Donald Trump, por amenazar con sacar a Estados Unidos de la Organización Mundial del Comercio (OMC), al asegurar que ese paso tendría "consecuencias gravemente negativas" para la economía y los derechos laborales en el país.

El portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, reaccionó en su conferencia de prensa diaria a la afirmación de este domingo de Trump de que podría "retirar" a EE.UU. de la OMC si llega al poder, al considerar la organización como "un desastre".

"Retirarse de la OMC (...) tendría consecuencias gravemente negativas para la economía de EE.UU. y los trabajadores estadounidenses", aseguró Earnest.

El portavoz subrayó que Estados Unidos "se beneficia de una relación comercial eficaz con países de todo el mundo" y puso la industria del automóvil como ejemplo para asegurar que si el país "se aislara de la cadena productiva" en ese sector, "miles de empleos estadounidenses estarían en riesgo".

"La participación de Estados Unidos en la OMC contribuye significativamente a la salud de nuestra economía y los derechos de los trabajadores estadounidenses", destacó Earnest.

Las críticas de Trump a la OMC surgen de una supuesta intención del organismo internacional de frenar el plan del magnate para imponer impuestos a las compañías estadounidenses que tratan de instalarse en el extranjero para aminorar los costos.

"Habrá un impuesto", dijo Trump en una entrevista el domingo en el programa "Meet the Press" de NBC.

El magnate también se ha mostrado muy combativo con la organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), que Trump considera obsoleta y financiada de forma desproporcionada por Estados Unidos, algo que la Casa Blanca también ha criticado.